ActividadesVermú de Redacción

Manuel Pérez López, español y soldado de nacimiento y convicción

manuel pérez lópez general director de la academia militar de zaragoza
  • Casi 30.000 oficiales del Ejército de Tierra, Guardia Civil y Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas han sido formados en las tres épocas de actividad de la Academia General Militar

Natural de Cádiz, Manuel Pérez López nació en el año 1966 y desde el 1985, con su ingreso en la Academia General, lleva vinculado al Ejército de Tierra sirviendo a España y a todos los españoles. Actualmente es General Director de la Academia General Militar de Zaragoza.

Conocemos más sobre su figura profesional, los valores y las labores del Ejército y su adaptación a los nuevos tiempos en este ‘Vermú de Redacción‘. Formato patrocinado por Banco Santander.

Rubén Marcos (Banco Santander) junto a Manuel Pérez López (Academia General Militar)

La Academia General Militar y la educación en valores para Manuel Pérez López

La Academia General Militar cuenta con una historia centenaria. Fundada en el año 1882 durante el reinado de Alfonso XII, se ubicó inicialmente en Toledo para, unas décadas más tarde, instalarse definitivamente en Zaragoza. Desde entonces, ha significado un emblema de la ciudad por el que han pasado figuras como el Rey Juan Carlos I y su hijo, el actual Rey Felipe VI, quienes fueron cadetes de la Academia General Militar durante su período de preparación para la más alta magistratura del Estado.

Consolidada como el centro de enseñanza superior del Ejército de Tierra español (ET), Manuel Pérez López ingresó en ella en el año 1985 con la XLV Promoción. De nacimiento y convicción, el actual General Director se considera, por encima de todo, «español y soldado», firmemente comprometido con los valores y las enseñanzas que se promulgan desde la Academia.

Estos valores formativos son un gran orgullo para Pérez López. Entendidos desde un punto de vista integral, los cadetes de la Academia reciben una sólida base que les acompañará a lo largo de su carrera profesional en el ejercito, pero también a lo largo de su vida.

En las instalaciones de la Academia General Militar, en las que estos últimos meses se encontraba la princesa Leonor, se encuentra el Centro Universitario de la Defensa, adscrito a la Universidad de Zaragoza, en el que los futuros oficiales del Ejército y de la Guardia Civil cursan las materias de sus estudios de grado.

Concebidos como una política de Estado, la instrucción académica y moral se ha ido adaptando a los nuevos tiempos y a la democratización del país. En este sentido, Pérez López señala la gran adaptación que el estamento militar ha realizado respecto a la evolución de la sociedad, priorizando el cumplimiento de las funciones en un país moderno, y también modelo, como es España.

La evolución de la formación en la Academia General Militar de Zaragoza

A lo largo de sus casi 40 años en el estamento militar, Pérez López destaca que «una de las cosas más bonitas que permite esta profesión es conocer y estar unido a muchas personas que pasan por la institución«. Además, acompaña, “no he podido tener mejor vida y recorrido profesional”. La Academia General Militar y el estamento militar han dejado una profunda huella en él, igual que lo hará sobre las futuras generaciones que se integren en ellas.

Casi 30.000 oficiales del Ejército de Tierra, Guardia Civil y Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas han sido formados en las tres épocas de actividad de la Academia. Una institución que cada vez más demandada por los jóvenes españoles. Además de cursar el Grado en Ingeniería, los cadetes son educados en formación militar, valores, liderazgo y capacidades físicas, todo ello a través de unos docentes de un alto grado de nivel.

No obstante, esta formación sufrirá ciertos cambios en los próximos años, ya que un nuevo grado en Estudios para la Defensa y Seguridad verá la luz en sustitución del programa educativo actual. Diseñado por la Universidad de Zaragoza junto a profesionales del estamento militar, potenciará la formación e introducirá de manera consistente cuestiones como la internacionalización de los alumnos.

La demanda creciente de plazas y la sociedad del futuro

Con más solicitantes que plazas disponibles, las peticiones de acceso a la Academia General Militar crecen cada año. Una alta nota de corte, superior al 12 sobre 14 en la EBAU, un proceso selectivo en materias psicológicas, físicas y una prueba de acceso de inglés son las demandas de entrada iniciales.

Precisamente la importancia del inglés ha sido una de las cuestiones que más peso ha ganado desde que Pérez López entró en la Academia en 1985. Tras la entrada en la OTAN y el crecimiento de las misiones internacionales del ejército español, el inglés se convirtió en una asignatura «troncal». Además, se imparte francés y se propician los intercambios con otras academias. Es por ello que, como afirma Pérez López, «los cadetes de la A.G.M. salen con un nivel para poder aplicar en misiones internacionales perfectamente».

El General Director hace énfasis también en varios puntos que se están potenciando desde la institución de cara a seguir asentándose en la sociedad del futuro. Entre ellos, la digitalización y la formación continua en cuestiones como la comunicación, externa e interna, y el impulso de la creatividad, el criterio y las dotes de innovación.

Por último, Pérez López se acuerda de una parte fundamental del ejército: los reservistas voluntarios. Agradecido por su generosidad y vocación, apunta que «no hay nada más vocacional que las personas que dejan de hacer lo suyo para hacer lo de otros«.

Compartir:
Redaccion