ActividadesDe La Crème

Jóvenes directivos: nuevos liderazgos, tecnología e innovación

  • «Un buen líder debe ser valiente, casi hasta el punto de la inconsciencia; lo último que le debe preocupar es si algo es imposible o no»

Creativos, inspiradores y con un nuevo liderazgo que los hace únicos. Los jóvenes directivos están demostrando que los nacidos a finales del siglo pasado están más que preparados para afrontar cualquier reto que se les ponga por delante. Con un enfoque que combina innovación y tecnología sin olvidar la parte más humana.

Los juntamos en este ‘De La Crème’ con Peter Lozano, cofundador de Imascono, como ‘curador’ para charlar acerca de dinámicas de equipo, liderazgos, personas e integración de tecnología e innovación en sus equipos y/o empresas.

Ellos son: Sergio de Bona (director de comunicación, innovación y empresas en Grupo Piquer), Elvira Andreu (equipo directivo en Jordan Asesores), Joaquín Navarro (responsable de delegación de HMY Group), Sandra Parrilla (directora de Fundación Hiberus), Víctor Royo (jefe de estrategia comercial en Ibercaja) y Aixa Salas (responsable de comunicación y marketing de Sphere España).

Retos en la gestión de equipos para los jóvenes directivos

  • ¿Cuáles son los mayores desafíos a los que te has enfrentado hasta ahora a nivel de gestión de equipos?

Aixa Salas: Nada más entrar en Sphere estaban terminando las nuevas instalaciones en Pedrola y había que hacer una inauguración para 400 personas de entre todos los grupos de interés. Fue un reto bastante grande porque yo venía de empresas pequeñas. Pero, al final, ver que todo sale bien y que tan joven conseguí organizar un evento tan grande, fue muy satisfactorio para mi.

Sandra Parrilla: El primero, sin duda, la gestión emocional de las personas. En mi etapa en Hiberus como directora de comunicación, uno de los mayores retos a los que me he enfrentado es tener la capacidad de reorientar la estrategia y el trabajo diario. Ser capaz de detectar cómo estás trabajando, qué cambios y mejoras tienes que hacer y motivar al equipo para ese cambio es tremendamente complicado y, a la vez, alentador.

Sergio de Bona: Hacer que la visión de negocio se comparta entre todas las personas. No todos los puestos tienen esa visión global, pero todos necesitan entender hacia dónde va la empresa y hacer suyo ese objetivo y ese camino. Por la complejidad de ese cambio de ‘chip, creo que es uno de los mayores retos que hay.

  • ¿Alguna vez tu edad ha entrado en conflicto con tu autoridad?

Elvira Andreu: Sí, pero lo he llevado bien porque al final, si la persona no te ve con autoridad, lo tratas a partir de objetivos. Entonces, ya no es una relación en la que obedece mandos sino que esa persona tiene que llegar a los puntos establecidos.

Joaquín Navarro: No en mi caso. Sí que es cierto que he tomado puestos de relevancia a una edad muy temprana y frente a otras personas probablemente alguna vez se hayan sorprendido.

Víctor Royo: Nunca he sentido que mi edad haya sido un problema o un freno. La gente, los equipos, etc., todos quieren estar rodeados de gente que les ayude independientemente de la edad que tengas en cada momento.

Aixa Salas: Es cierto que cada vez menos, pero todavía sigue pasando. Como responsable de comunicación, hay veces que primero intentan hablar con el CEO y es él el que tiene que decir que el proceso pasa primero por mi.

Tecnología e innovación: un punto central en las nuevas generaciones

  • ¿Cómo fomentas la innovación y la creatividad en tu equipo o en tu empresa?

Víctor Royo: Para incentivar la innovación en el caso de una empresa tan grande que tiene 150 años de historia se necesitan tres cuestiones: visión global de hacia dónde vamos, fomentar la colaboración e implantar metodologías que en el día a día de las personas generen un impacto.

Sergio de Bona: Cada responsable tiene su manual, es algo muy personal. La creatividad y la innovación consisten en obtener herramientas para unir distintos puntos de aprendizajes y, cuando las necesites, que ese resorte sea automático en tu cabeza. Hay que fijarse también en cómo lo hace la competencia u otros sectores que resuelven más o menos el mismo problema. Esto debe ser una dinámica de aprendizaje y de absorción continua.

Sandra Parrilla: Es fundamental, por un lado, generar confianza en el equipo y sus habilidades; además, trato de generar contextos de libertad donde sientan que hay una hoja en blanco. Por supuesto, siempre atendiendo a una excelencia profesional y un contexto de trabajo y unos resultados a los que hay que atender. Pero hay que dejar que las personas respiren, se expresen, se inspiren y, luego, trabajen. Además de todo esto, para mi es fundamental una atmósfera de diálogo y de apoyo constante.

Un buen líder: ¿qué es y qué cualidades debe tener?

  • ¿Qué cualidades crees que son indispensables en un buen líder?

Sergio de Bona: Un buen líder debe ser valiente, casi hasta el punto de la inconsciencia; lo último que le debe preocupar es si algo es imposible o no. Muchas veces nuestra misión es romper los imposibles. Evidentemente, la empatía y la escucha activa de cara a su equipo y los responsables a los que rinde cuentas. Debe tener una visión muy amplia. Si tienes muy claro que tu vocación es gestionar personas, tienes que especializarte en la diversidad.

Elvira Andreu: Necesita ser una persona muy empática, si no te pones en el lugar del otro, difícilmente te vas a entender. También es necesario que sepa escuchar y no sólo oír lo que quiere oír. Y que tenga una mentalidad abierta, cada persona tiene sus costumbres y particularidades y el líder tiene que saber tratar con sus circunstancias concretas.

  • ¿Cómo defines tu forma de liderazgo? ¿cómo ha evolucionado con el tiempo?

Sandra Parrilla: Creo que no tengo un estilo único, sino que trato de ser camaleónica. A veces soy más didáctica, otras más asertiva, otras más participativa, etc. Además, intento generar un ambiente de trabajo en el que las personas disfruten y crezcan profesionalmente.

Joaquín Navarro: Siempre ha sido un liderazgo enfocado en torno a las personas. La clave del éxito ha sido el haber desarrollado un liderazgo muy participativo.

Víctor Royo: Sobre todo, se ha basado mucho en la delegación. La forma en la que he evolucionado ha sido intentando meterme cada vez menos en el día a día.

  • ¿Qué es lo mejor de tu puesto de trabajo?

Joaquín Navarro: Te diría que trabajar con personas. A veces el nivel de estrés es muy alto pero lo que más me llena es poder trabajar con gente que, cuando llegas a casa, te acuerdas de ellos.

Aixa Salas: Mi puesto es, digamos, de nueva creación. Está todo por hacer y cada día puedo crear y pensar cosas nuevas. Además, me dan mucha libertad.

La Mafia se sienta a la mesa albergó este ‘De La Crème’ que contó con la participación de Silvia Canut y Lucía Canut, de Coloriuris, patrocinadores de este formato y empresa encargada de «certificar lo que ocurre en internet».

Compartir:
Redaccion