ActividadesCanal expositivoFormatosReportajes

Grupo Orbe y la importancia de un buen Centro de Procesamiento de Datos (CPD) para la empresa

canal expositivo de grupo orbe con grupo lobe y rittal

Los centros de procesamientos de datos (CPDs) y nodos de comunicaciones en las organizaciones cada vez son más importantes, ya que una parada de estos, por ejemplo, en una industria, implica una parada de la producción y pérdidas económicas significativas.

En este ‘Canal Expositivo’, Daniel Sánchez, director de ingeniería y tecnología en Grupo Orbe, empresa especializada en servicios de instalación de infraestructuras, tecnologías de la información, seguridad y energía; Antón Borraz, CIO de Grupo Lobe, promotora de pisos de obra nueva Smart House y Passivhaus; y Daniel Trocho, data center specialist & IT projects de Rittal en España, fabricante líder en soluciones de infraestructura de Data Center; abordan el hecho de diseñar bien un CPD, siguiendo los estándares para estos entornos, evitando puntos únicos de fallo y contando con unas infraestructuras de fabricantes especializados

¿Qué es un Centro de Procesamiento de Datos (CPD)?

Un CPD es la instalación que centraliza las operaciones y la infraestructura de tecnología de la información (TI) de una organización. Compuesto por un importante número de servidores, tanto de procesamiento como de almacenamiento y redes, está considerado como uno de los elementos fundamentales en el buen funcionamiento de una empresa o institución.

Pero, ¿cuáles son las funciones principales de un CPD en una empresa? Algunas de las más importantes son: almacenamiento, gestión, copia de seguridad y recuperación de datos; aplicaciones de productividad; transacciones de comercio electrónico de gran volumen; y Big data referente al aprendizaje automático e inteligencia artificial. Por ello, debido a la importancia que tienen en las empresas suelen contar con grandes medidas de seguridad, tanto físicas como contra intrusos y ataques cibernético.

canal expositivo de grupo orbe con grupo lobe y rittal

Cuando Borraz llegó a Grupo Lobe se encontró con una estructura relativa al CPD que no cumplía con las necesidades de volumen productivo que demandaba la empresa. Dos años después de su incorporación, la infraestructura de CPD es una pata fundamental en Grupo Lobe. Y es que, como apunta Borraz, gracias a este desarrollo del data center ha aumentado la productividad de los empleados y, en tan sólo año y medio, ya se ha visto amortizada la inversión económica.

El buen funcionamiento del CPD radica, entre otras cuestiones, en el concepto de redundancia, la cual consiste en incluir en paralelo un segundo equipo del mismo modelo formando un cluster con el equipo principal. De esta manera, el CPD cuenta con un equipo que permite aguantar fallos o interrupciones no planeadas. Actualmente en Lobe cuentan con dos ‘armarios’ de procesamientos de datos, y la ampliación a un tercero es cercana.

Otra de las claves de un buen funcionamiento del CPD recae sobre el sistema de refrigeración. Trocho señala que cuestiones como la temperatura y la humedad del ambiente son dos cuestiones claves en las que poner el foco de atención. Y es que, la producción de calor de los equipos que conforman un centro de datos es uno de los problemas principales y que más preocupa a sus administradores.

Compartir: