ActividadesMesa abiertaPersonasSalud y Farmacia

Ana López Trenco: “Cualquier eventualidad puede resquebrajar nuestra salud física o mental”

  • La gerente de Asapme protagonizó una Mesa Abierta en la que habló sobre la labor de la asociación y las alianzas que están creando con organizaciones y empresas

Desde su nacimiento, ASAPME ofrece una respuesta sanitaria y social a las personas con enfermedad mental, sirve de cauce de sensibilización a la sociedad y recuerda a los poderes públicos su responsabilidad para impulsar una atención global a la salud mental. Tras una amplia trayectoria con vocación de servicio, ASAPME implementa una política de calidad y eficiencia de sus servicios, profesionalizando la gestión de sus recursos, firmando convenios y conciertos con la Administración Pública y entidades privadas, integrándose en la red de asistencia sanitaria general y potenciando el desarrollo de programas de salud mental. En la actualidad, ASAPME atiende a más de 1.200 personas afectadas por problemas de salud mental, como la ansiedad, la depresión, el trastorno bipolar, los trastornos de la conducta alimentaria, la esquizofrenia, etc., e impulsa programas innovadores para su inclusión social y laboral. Además, divulga conocimientos a la población, con el fin de ofrecer una imagen realista de las personas afectadas por problemas de salud mental y promover hábitos saludables que puedan contribuir a su bienestar emocional.

La gerente de Asapme, Ana López Trenco, fue la protagonista de una Mesa Abierta patrocinada por Kalibo. López empezó como voluntaria en Disminuidos Físicos de Aragón y terminó trabajando en ASAPME. Esta asociación nació en 1984 impulsada por familiares de personas con enfermedad mental y se centra en la prevención, atención sanitaria y social e inserción laboral. “La salud mental es complicada de entender, pero abarca trastornos muy amplios que cualquiera podríamos sufrir”, explica López.

Cualquier eventualidad puede resquebrajar nuestra salud física o mental, algo que puede ser temporal. El ser humano es vulnerable, pero también es resiliente y se recupera de los avatares cotidianos, pero cuando el organismo se altera o se produce algo que se perpetúa en el tiempo, aparecen las enfermedades”, asegura López, que señala la crisis sanitaria que estamos viviendo como un claro ejemplo de que cualquiera puede padecer una enfermedad mental. “Con el coronavirus hemos visto crisis de ansiedad en personas que parecían super equilibradas. Todos podemos tener una enfermedad mental en un momento dado: depresión, ansiedad, estrés, esquizofrenia, trastorno bipolar… Pero tienen remedio y para eso estamos”.

Asapme es una organización que trabaja con personas de manera muy directa, y tenían la digitalización muy limitada. Pero la semana previa al confinamiento, en el tercer sector dieron un giro radical y tuvieron que digitalizarse, llegando a la telemedicina y la telerehabilitación para seguir atendiendo a sus pacientes de forma telemática a través de Zoom y Skype. “Esto nos ha permitido llegar a personas que estaban en el medio rural y también gracias a esta digitalización ahora poder mantener actividades como la escuela de padres, a pesar de la limitación de aforos. Hemos sustituido las excursiones por viajes por el mundo a través de documentales para desligarnos del aislamiento ocasionado por la pandemia”, señala López, que lamenta también que la brecha digital impida unirse a muchas personas.

En Asapme llevan a cabo una gestión humanista, poniendo en el centro a las personas, y las familias están muy integradas en la organización. “Cualquier empresa debe poner a las personas en el centro de su estrategia. Si queremos desarrollar una organización con éxito, la primera labor es la escucha activa. Nuestra primera norma es escuchar a los pacientes, las familias y al equipo. También son muy importantes los procesos de cocreación”.

Otra de las señas de identidad de la organización de Asapme son las alianzas. “El trabajo en red siempre se focalizaban en los entornos más cercanos, pero ahora ampliamos esas alianzas a entidades que no tienen nada que ver con nosotros porque nos sirven de ejemplo. La sociedad es muy plural y podemos aprender mucho de los que son diferentes. Los grandes avances de la sociedad han estado en modelos disruptivos”. De esta forma, Asapme está firmando alianzas con empresas, algo que beneficia a ambos y que da visibilidad a las compañías. Por ejemplo, Asapme tiene un convenio con Eurofirms y hacen de intermediarios en la contratación de personas con certificados de discapacidad. También tienen una alianza con Aserhco, una iniciativa empresarial muy importante en materia de rehabilitación a domicilio. “Vimos que éramos complementarios y hemos puesto en marcha la figura del asistente personal en rehabilitación de salud mental, con protocolos de actuación entre ambas entidades”. Otro proyecto muy reciente es el que han puesto en marcha con DKV Seguros, en el que ofrecen formación en seguridad digital a colectivos en riesgo de exclusión social.

 

 

Compartir:
Redaccion

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies