Noticias socios

Viamed Montecanal implanta por primera vez una válvula aórtica sin cirugía

  • Es la primera vez que se realiza en este hospital este procedimiento que evita la cirugía a corazón abierto, permite una rápida recuperación y mejora sustancialmente la calidad de vida de los pacientes.
  • A través de un catéter introducido por la arteria femoral, se pudo acceder al corazón de la paciente de 88 años, que sufría una estenosis aórtica severa. 

El hospital Viamed Montecanal de Zaragoza ha implantado recientemente por primera vez desde que comenzó su actividad una prótesis aórtica transcatéter (TAVI). Ha sido a una paciente de 88 años que presentaba una estenosis aórtica severa (estrechamiento de la válvula aórtica que impide la correcta circulación de la sangre) que provocaba secundariamente una grave insuficiencia mitral que condicionaba su día a día. Tras el implante percutáneo de la prótesis (es decir, sin cirugía) se ha logrado reducir la severidad de la insuficiencia mitral de la paciente y ha mejorado de manera sustancial su calidad de vida. Tras solo cuatro días de ingreso hospitalario, la paciente fue dada de alta y se recuperó de manera satisfactoria, pudiendo abandonar el tratamiento que llevaba con oxígeno domiciliario 24 horas diarias.

La implantación de esta válvula se ha realizado a través de la arteria femoral hasta llegar al corazón por la aorta. En el lugar de la válvula aórtica enferma de la paciente se ha implantado la prótesis plegada, que posteriormente se ha expandido mediante un balón de alta presión. “Este proceso provoca el estrujamiento de la válvula calcificada de la paciente y permite la implantación de la válvula nueva, que elimina por completo la obstrucción previa y permite que la nueva válvula aórtica protésica abra y cierre perfectamente. Es como si la paciente recuperara su válvula aórtica de cuando tenía 30 años”, explica el cardiólogo Dr. Pedro Serrano, de Viamed Montecanal.

Ventajas frente a la cirugía cardíaca convencional

Gracias a este procedimiento, se ha evitado una cirugía a corazón abierto, con una esternotomía, intervención que debido a la avanzada edad de la paciente no se hubiera podido realizar. “Las cirugías con esternotomía y bomba extracorpórea tienen un riesgo muchas veces inasumible a partir de los 70-80 años, por lo que este tipo de procedimientos con catéter son fundamentales para abordar estas patologías cardiacas”, precisa el doctor Serrano. “También hay personas de menos edad que pueden ser candidatas a estas intervenciones, ya que no quieren someterse a esternotomías o cirugías extracorpóreas y de ese modo se evitan los días de UCI y los inconvenientes de una cirugía a corazón abierto”.

¿Quién es un buen candidato para este tipo de cirugía de válvulas? 

La TAVI está disponible a los pacientes con estenosis aórtica severa sintomática en todas las categorías de riesgo (bajo: menos del 4% de probabilidad de no sobrevivir, intermedio: del 4% al 7%, o alto: más del 8%) para una cirugía estándar de reemplazo de válvula a corazón abierto. 

La TAVI puede ser una opción eficaz para mejorar la calidad de vida de los pacientes que de otro modo tendrían alternativas limitadas para la reparación de su válvula aórtica. 

¿Cuáles son los beneficios de un procedimiento TAVI? 

Los beneficios de la TAVI y otras opciones de tratamiento mínimamente invasivas pueden incluir: 

  • Menor riesgo de infección 
  • Menos trauma al pecho y al músculo cardíaco 
  • Menor tiempo de estancia en el hospital.
  • Menor tiempo de recuperación.
  • Capacidad de regresar más rápido a las actividades diarias, como hacer ejercicio y conducir.

Estos factores, junto con la edad, el historial médico, el tipo y la gravedad del problema valvular y la salud en general, se tomarán en cuenta al hablar sobre opciones con su cardiólogo.

Además, este tipo de procedimiento reduce considerablemente los riesgos en el quirófano.  “En las mejores manos, la cirugía cardíaca tradicional tiene una mortalidad del 3%, y con este procedimiento el riesgo se reduce mucho más, ya que no hay que parar el corazón, no hay que hacer una esternotomía, no hay que instalar las bombas que requiere una cirugía extracorpórea, etc.”, asegura el Doctor Serrano. 

Este procedimiento es un ejemplo de la colaboración entre distintas áreas dentro del hospital, ya que requiere de la intervención de la UCI, de la supervisión de quirófano (por el gran uso de material que es necesario), de la Cardiología Intervencionista, en manos de los Doctores Gabriel Galache y Dr Juan Sánchez-Rubio, que realizan el propio procedimiento; y de los Doctores Pedro Serrano y Dr Miguel Martínez Marín, Cardiólogos Clínicos, que son los que indican,  recomiendan el procedimiento y hacen el seguimiento del paciente. 

Además, esta intervención necesita de una preparación exhaustiva, puesto que es necesario realizar previamente un cateterismo, un angioTAC y unas mediciones muy precisas para comprobar por qué vía abordar el acceso al corazón.  

 

Compartir: