ActividadesAragónIndustriaLo que dure un jamónProcesosSostenibilidad y RSC

El rol del responsable de sostenibilidad: estrategia, transversalidad e impacto positivo

  • «La responsabilidad social en las empresas no va de evitar impactos negativos sino de generar positivos»

Las cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza han ganado un peso mayúsculo en los últimos años en el ámbito empresarial. Hacia dentro y hacia fuera, se han ido integrando en las compañías de manera progresiva hasta convertirse en un elemento indispensable y, en muchas ocasiones, exigido por sus grupos de interés.

En este ‘Lo Que Dure un Jamón: El rol del responsable de sostenibilidad en la empresa‘ abordamos su transversalidad en las organizaciones, los retos a afrontar y cómo se adopta desde los diferentes sectores de actividad.

Beatriz Arribas (Coca-Cola Europacific Partners) junto a Daniel Truran (B Corp Ambassador) en el Lo que dure un jamón del rol de responsable de sostenibilidad de club cámara zaragoza

Beatriz Arribas (Coca-Cola Europacific Partners) junto a Daniel Truran (B Corp Ambassador)

La sostenibilidad en la empresa: energía viva y alineación interna

La sostenibilidad se ha convertido en un activo vivo para las empresas en la actualidad. Su carácter transversal impacta en toda la organización y en sus procesos, afectando también a la manera en que se percibe a la compañía, tanto de manera interna como externa.

La figura del rol del responsable de sostenibilidad se erige aquí como un concienciador de buenas prácticas, haciendo llegar el mensaje a la totalidad de las personas que conforman la organización. Y es que, es fundamental que los propios empleados crean en el propósito y en las acciones que llevan a cabo.

En el creciente aumento del peso de la sostenibilidad dentro de las empresas ha tenido una gran importancia la figura de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que la componen, los cuales tangibilizan las acciones que impulsan las organizaciones.

Además, la existencia de certificaciones como B Corp han contribuido al impulso de estos nuevos modelos económicos y de empresa. Este nuevo prisma pone el foco en los altos estándares de desempeño social y ambiental, transparencia pública y responsabilidad legal, yendo más allá del exclusivo y clásico objetivo del beneficio capital.

El rol del responsable de sostenibilidad: de lo operativo a lo estratégico

Pese a su popularidad hoy en día, la sostenibilidad y todo lo que la rodea no siempre ha gozado de la posición que tiene en el tejido empresarial actual. En este sentido, Daniel Serón señala que «hemos pasado de explicar qué era la sostenibilidad a qué no lo es».

La inclusión en las entidades ha estado ligada también al impacto positivo que tiene en las cuentas, eliminando progresivamente la falsa creencia de que sostenibilidad y rentabilidad económica son incompatibles.

No obstante, la sostenibilidad no se compone de caminos únicos; de la misma manera que, como afirma Serón, «no es viable pasar de cero a cien». La implementación de la sostenibilidad en las organizaciones tiene un componente de escalabilidad, culminando en las organizaciones con impacto empresarial. Y, en estos procesos integradores, los reportings juegan un papel vital en la reflexión estratégica previa.

Para llevar a cabo estos procesos resulta fundamental que la sostenibilidad se eleve al consejo y a la dirección general de las empresas. Marga de Rosselló, a este respecto, comenta que «hemos visto una gran evolución en materia de gobernanza empresarial en estos últimos 20 años«.

En esta evolución ha tenido una función prioritaria el rol del responsable de sostenibilidad, el cual ha pasado de tener un carácter operativo-compliance para poseer una influencia estratégica. En este punto, su valor se puede resumir en una idea clara que destaca Rosselló: «la responsabilidad social en las empresas no va de evitar impactos negativos sino de generar positivos».

La transversalidad de la sostenibilidad en las organizaciones

Esta posición estratégica del rol del responsable ha provocado la capilarización de la sostenibilidad en todas las áreas de las compañías. Es aquí donde surge una idea orientada al medio-largo plazo: ¿es posible la desaparición de los departamentos de sostenibilidad en las empresas?

Así lo cree Beatriz Arribas, aunque no augura que sea algo que vayamos a ver en los próximos años. Una de las cuestiones indispensables para que esto suceda es el cambio cultural completo, tanto dentro como fuera de las empresas.

Este cambio cultural trae consigo transformaciones integrales, y Arribas subraya que «crear un futuro sostenible supone hacer las cosas de una manera diferente«. Además, apunta al valor de la innovación y la creación, ya que «no todas las soluciones está encima de la mesa».

Cambio cultural y humanización, ser dinámico para ser sostenible

Daniel Truran vincula la sostenibilidad con la cultura humana, señalando la pasión como motor impulsor de estas iniciativas. Y es que, apunta, «en una época donde está creciendo la Inteligencia Artificial, promovemos ser super humanos».

Crear protagonistas e involucrar a todos los que forman parte de la organización es una de las misiones principales del rol del responsable de sostenibilidad. A esto se suma, además, la voluntad corporativa de realizar un profundo ejercicio de transparencia, honestidad, control de emisiones, divulgación de conocimientos, comunicación de lo realizado y trasmisión de iniciativas.

Siempre con la alianza como guía para ser una verdadera empresa movilizadora y catalizadora, el responsable ha de crear planes realistas y, a la vez, ambiciosos, los cuales emocionen y sean trasladables a los empleados para apreciar de primera mano cómo han cambiado y mejorado el entorno y la comunidad en la que viven.

La sostenibilidad y extensión en el tejido empresarial aragonés

En esta edición de Lo Que Dure un Jamón también participaron empresas de diferentes sectores, ya que la sostenibilidad no distingue de ámbitos de actividad: siempre se puede integrar de alguna manera en la organización.

Es el caso de MAS Seeds, quienes abordan esta cuestión creando impacto a través de la escucha activa con sus clientes. Mediante esta bidireccionalidad sostienen que la única manera de ser sostenible no es otra que dar soluciones. Algo que también aplican en ZALUX, donde han evolucionado de un diseño ecológico a uno sostenible.

Desde CARTV también están concienciados en materia de sostenibilidad, y como medio de comunicación influyente utilizan esta relevancia social para dar visibilidad a aquello que ocurre fuera pero también a lo que aplican internamente.

La sostenibilidad también encaja en las instituciones bancarias y así lo demuestra Caja Rural de Aragón, alineándose con los propósitos de sus clientes e instaurando buenas prácticas entre todas las personas que componen la entidad.

En ocasiones, la sostenibilidad representa el core del negocio. ITESAL es el perfecto ejemplo de esto, priorizando en su cadena de valor serlo y dejando en el aire la siguiente pregunta: ¿cuánto nos cuesta como empresa y sociedad no ser sostenibles?

Asimismo, también existe y debe existir sostenibilidad entre las PYMEs. En Certest Biotec cuentan actualmente con un departamento de sostenibilidad, el cual está integrado por personas de todos los departamentos. María Leciñena, directora corporativa de Grupo Artal, subraya esta importancia, apuntando al valor que el gobierno corporativo tiene en las PYMEs, ya que al final «es lo que marca el desarrollo y la viabilidad de la empresa«.

Por su parte, Juan Royo no se olvida del papel que juega el verificador y el auditor en este paradigma de la sostenibilidad, donde la figura del informe, donde sostenibilidad y economía han de ir de la mano, es crucial y ha de perdurar con el tiempo.

Lo Que Dure un Jamón es un formato patrocinado por Beka Credit y Digital Hand Made.

Compartir:
Redaccion