ActividadesFormatosInternacionalMesa abierta

Ramón Adé: “El tránsito en nuestras instalaciones es mucho más rápido que en otros puertos”

  • El director gerente de la Terminal Marítima de Zaragoza habló sobre logística, infraestructuras e internacionalización

Tras 16 años dedicados al transporte intermodal, se puede decir que Ramón Adé es todo un experto en el tema. Por algo ocupa el cargo de director gerente de la Terminal Marítima de Zaragoza desde hace cinco años. De su trayectoria y del funcionamiento del sector nos habló durante una Mesa Abierta conducida por Miguel Ángel Martínez, jefe de Promoción Exterior de Cámara Zaragoza, y patrocinada por Kalibo.

Licenciado en Interpretación y Traducción, la carrera de este oscense estaba encaminada hacia la docencia y los idiomas. Durante tres años trabajó en universidades de todo el mundo y, por tradición familiar, se sacó una plaza de funcionario en Barcelona. “Tenía 25 años y decidí dejar ese trabajo fijo para hacer un posgrado en Comercio Internacional y Logística, y enseguida me puse a trabajar en un corredor logístico ferroviario mientras estaba con el trabajo de final de posgrado”. Así empezó como técnico y agente local, ejerciendo como traductor en reuniones internacionales porque había muchas barreras idiomáticas, lo que le sirvió para labrarse una red de contactos.

De allí pasó a una empresa belga y se encargó de la dirección en Cataluña. “Fueron unos cinco años hasta que me surgió una gran oportunidad: trabajar en un proyecto ferroportuario muy importante en el Puerto de Barcelona, con los primeros trenes de mercancías internacionales. Desarrollamos un plan estratégico muy ambicioso. Fueron años muy intensos, pero de mucho aprendizaje”.

Adé explicó como se formó el “Tren del vino“, que salía de Madrid, pasaba por Barcelona y llegaba a Lyon con el vino de Castilla La Mancha; y cómo fue la puesta en marcha de una joint venture entre el Puerto de Barcelona y una empresa francesa para prestar servicio a los transportistas de servicios integrales ferroviarios usando la red europea de forma pionera.

En marzo de 2016 Adé se enteró que salía una plaza para dirigir la Terminal Marítima de Zaragoza, la primera ferroportuaria interior del país en actividad. Se presentó y ese mes de junio ya comenzó a trabajar. “Es un proyecto impresionante. Han sido dos años muy complejos con la pandemia, la crisis de contenedores, etc. Pero Europa ha resistido bien a nivel portuario y hemos aumentado un 20% el número de trenes operados”.

Con 130.000 metros cuadrados de extensión, la TMZ termina el año con 3.700 trenes, casi 400.000 unidades manipuladas, más de 100.000 contenedores… “Estamos en el sexto puesto a nivel de movimiento de contenedores. Actuamos como un puerto y nuestra ventaja competitiva es la eficiencia. Los de Barcelona y Bilbao sufren la congestión de ser una gran ciudad. Aquí, en el interior, el tiempo de tránsito en nuestras instalaciones es mucho más rápido: un camión pasa unos 18 minutos dentro de nuestra terminal, mientras que en un puerto, si va bien la cosa, puede tardar tres horas”.

Adé comentó cómo ha sido la reactivación tras los primeros meses de la pandemia, los desfases que se han producido entre oferta y demanda, el incrementeo del precio de los fletes… La Terminal Marítima de Zaragoza se encuentra inmersa en su cuarta ampliación, con el objetivo de aumentar la capacidad ferroviaria y de almacenamiento y mejorar la eficiencia y el servicio, revirtiendo en la mejora de la competitividad de Aragón. “Hemos ayudado a impulsar sectores como el de la alfalfa, que ha salido al exterior. Vamos a incrementar las vías y queremos tener la mejor terminal para que quepan trenes más largos y que los accesos sean más eficientes“.

 

 

Compartir:
Redaccion