ActividadesFormaciónFormatosMesa abiertaPersonas

Pilar Fernández: “A nuestros alumnos no se les pone nada por delante, son inconformistas y luchan por lo que quieren”

  • La directora del colegio Juan de Lanuza protagonizó una Mesa Abierta en la que habló sobre su trayectoria y el proyecto educativo que lidera 

El colegio Juan de Lanuza es uno de los centros privados mejor valorados en Zaragoza. Su directora, Pilar Fernández, protagonizó una Mesa Abierta patrocinada por Kalibo en la que contó cuál ha sido su trayectoria y cómo es su proyecto educativo. Fernández estudió Empresariales, pero consiguió una beca en Estados Unidos para hacer un posgrado y fue allí cuando empezó su contacto indirecto con la docencia.

Cuando volvió a España se planteó cambiar de sector, hizo el máster de profesorado y saltó a la docencia. “Entré en el colegio Juan de Lanuza para dar clases de Economía en Bachillerato y me enamoré del proyecto desde el primer día, por la metodología y el ambiente internacional que se respira”. Así, fue ocupando otros cargos hasta llegar al de directora en 2014.

El colegio fue fundado en 1978 por 15 familias que no encontraban lo que querían en la educación en Zaragoza. “Algunos eran extranjeros e iban por delante en el respeto al medio ambiente, la importancia de la lengua extranjera, estancias en el extranjero, etc. El colegio fue creciendo y hay conceptos como el aprendizaje experiencial, el compromiso ético y la conciencia social que se desarrollan desde el principio”.

El colegio fundó una cátedra de Innovación educativa con la Universidad de Zaragoza en 2012, que se sustenta en la formación, la innovación y la difusión. También tienen prácticas de emprendimiento social en bachillerato: “retamos al alumnado a que busque un tema de interés y desarrolle una solución a un problema social con ayuda de una institución ajena al centro”. Además, destacan los programas de robótica en familia, el Work Experience (alumnos que se acercan a la realidad de la empresa), el Soy más (voluntariado), etc.

“Tenemos un doble reto: que los alumnos saquen excelentes notas en la EVAU y prepararles para la vida. Las habilidades se aprenden, pero lo relevante en la vida es la actitud de querer hacer cosas“, señala Fernández, que enumera como características relevantes de sus alumnos la autonomía, la proactividad y el interés por el entorno. “No se les pone nada por delante, son inconformistas y luchan por lo que quieren”.

Con la pandemia, han acelerado el proceso de digitalización y están muy satisfechos con el resultado. “Hay que coger lo bueno de la formación online y también de la presencialidad y apostar por un modelo híbrido”. Para Fernández es fundamental que el profesorado esté comprometido con el proyecto y potencian mucho el respeto del ritmo de cada alumno y la tutoría individualizada. “La exigencia tiene que estar ahí, pero con cercanía. Y defiendo la competencia, pero contigo mismo. Lo importante es superarse a uno mismo”.

Compartir:
Redaccion

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies