ActividadesInternacional

Mesa redonda: La revolución biotecnológica aragonesa

  • Con motivo de la semana de la exportación se ha organizado una mesa redonda donde los panelistas han dado su visión sobre la revolución biotecnológica aragonesa

El I+D es uno de los factores clave para ganar competitividad en los mercados internacionales. Bajo el título de ‘La revolución biotecnológica aragonesa. De Zaragoza al mundo’, Carlos Genzor, director técnico y socio fundador de CerTest BiotecJesus Mena, director general de MAGAPOR, y Luis Tolosa, director de MAS Seeds IBERIA, hablaron sobre sus casos de éxito, cómo innovan y mejoran nuestra calidad de vida a través de la ciencia, la tecnología y el emprendimiento.

Este evento estuvo enmarcado en los actos de la #SemanadelaExportación y la sesión estuvo moderada por María Jesús Lazaro, delegada institucional del CSIC en Aragón y patrocinada por Dolmen CleanRoom, especialistas en salas blancas.

Genzor contó cómo empezaron en 2002 y formaron un proyecto basado en I+D y exportación. “Nuestra empresa se basaba en desarrollar proyectos con una importante carga de innovación y muy orientados al mercado”. Su visión siempre fue global y sabían que “no íbamos a vivir de lo que vendiéramos en España solamente”. Por eso empezaron a vender en otros países antes que en España y han conseguido estar presentes en todo el mundo.

Tolosa también habló de sus inicios en la empresa, cuando lo ficharon en 2012 porque encajaba en el perfil que buscaban. Mas Seeds exporta a todo el mundo y su vocación “es desarrollar la agricultura en el territorio que sea y mejorar el mundo desde la alimentación”. En Magapor, sin embargo, no nacieron con la idea de exportar, sino para “cubrir una necesidad que estaba surgiendo en en el sector porcino, con grandes cambios en el mundo de la reproducción”. Como explicó Tena, pronto empezaron a extender su tecnología por toda España y de ahí a Portugal, Italia, y así hasta 52 países en todo el mundo. “Se da mucho valor a la investigación porque la biotecnología ha cambiado todo lo que una granja de cerdos desarrolla. Gracias a la inseminación artificial, la mejora genética se multiplica”.

El directivo de Certest relató lo que ha supuesto para ellos la pandemia, desarrollando el primer test PCR en España con gran celeridad y multiplicando su producción de manera brutal. Explicó que su forma de trabajar siempre se ha basado en hacer lo que demanda el cliente en cada momento y adaptar el producto a su medida.

Tolosa destacó el gran potencial biotecnológico de Aragón y la importancia de trabajar todos unidos “para crear sinergias y crecer”. En su caso, trabajan mucho con el CITA y Aula Dei. También explicó su manera de trabajar, utilizando algoritmos de predicción para saber qué combinación les interesa más. Es un largo trabajo que da sus frutos cuando consiguen fijar una variedad.

En cuanto a la diferencia entre mercados, Mena destacó la diferencia entre Europa, un sector “muy maduro y con laboratorios con un nivel tecnológico increíble”, y Sudamérica, donde “están empezando y hay que enseñarles de todo”.  Para el directivo, “España es líder mundial en el sector porcino en manejo, instalaciones, etc. Viene todo el mundo a a aprender aquí”. Y contó cómo China ha despertado y se ha convertido en un mercado muy importante para el porcino.

Tanto él como Genzor revelaron que hay países, como Alemania, donde no quieren cambiar sus proveedores por una empresa española porque valoran que sean proveedores nacionales. Para Tolosa, sin embargo, la marca España les da más valor en el mercado internacional.

 

En cuanto a los perfiles que necesitan en sus empresas, Tena resaltó que durante un tiempo les costaba encontrar talento en biotecnología, pero en los últimos años lo están consiguiendo de forma más fácil. Lo mismo les pasa en Certest. “La Universidad de Zagoza nos provee, pero no están especializados. Nosotros los formamos, desarrollan su carrera en la empresa y nos va bien. Para algún puesto más específico hemos tenido algún problema. Si vienen de lejos, acaban yéndose. Ahora que somos más famosos, hay más gente que quiere venir a trabajar con nosotros”. También en MAS Seeds les resulta difícil encontrar gente que quiera trabajar en agricultura. “No quieren encasillarse y especializarse”.

“En biotecnología está todo por hacer, es un campo muy abierto y aún no conocemos toda su potencialidad. Desde el punto de vista económico y aragonés deberíamos apostar por este campo”, concluyó Genzor. “La biotecnología genera mucho valor añadido, lo que te permite tener equipos bien remunerados, invertir y proyectarte al resto de países”, añadió Mena. A todo ello, Tolosa agregó: “Tenemos que tener la capacidad de desaprender para volver a aprender. Es importante crear sinergias y sumar esfuerzos para crecer”.

 

 

 

 

 

Compartir:
Redaccion