ActividadesDesayunos internacionalInternacional

Los agentes comerciales, una interesante figura para trabajar en el mercado francés

  • Florian Vinson y Wenceslao Gracia explicaron las principales características de esta figura, muy utilizada en Francia

Francia es el país vecino y el primer cliente para los exportadores aragoneses. El interés por conocer más sobre sus mercados es claro y, por eso, más de una veintena de personas asistieron al desayuno de trabajo organizado por el Club Cámara Internacional y patocinado por Caja Rural de Aragón para escuchar Florian Vinson, responsable de Estudios e implantaciones de la Cámara Franco-Española en Madrid, y Wenceslao Gracia, gerente y responsable jurídico de Gracia Carabantes.

Fue antes del estado de alerta, y ahora retomamos este tema de gran actualidad por la importancia de potenciar las relaciones comerciales con otros países.

El 18% de las exportaciones aragonesas van a Francia y la vía para acceder a este país puede ser directa, desde España o implantándose en Francia, o indirecta, a través de distribuidores o agentes comerciales. El funcionamiento de esta última figura fue el tema principal de este desayuno de trabajo. “Es la persona que se encarga de negociar y ultimar contratos en nombre de la empresa”, explicó Vinson. La persona que ocupa este puesto firma un acuerdo en el que se definen su remuneración y condiciones de trabajo, pero no se trata de un contrato laboral. “Se valora mucho la experiencia laboral, su especialización y el conocimiento del mercado y el producto a comercializar”. En función de las cláusulas del contrato, el agente puede atraer una cartera de clientes, negociar contratos, recoger datos sobre la competencia y estar al tanto de los cambios del producto y los procesos de producción. Vinson aconsejó utilizar los servicios de un abogado para que el contrato entre ambas partes quede claro.

Lo bueno de esta figura es que permite externalizar la fuerza de venta, implentar la estrategia comercial y recoger opiniones de clientes, y que su coste económico es menor que el de un asalariado, pues se funciona con comisiones”, añadió Vinson. Gracia puntualizó que un agente comercial supone “menos carga laboral que un asalariado, pero también está sometido a menos control por parte de la empresa”.  El gerente de Gracia Carabantes explicó es habitual “instaurar un salario fijo base al principio, hasta que comienzan las ventas” y que el agente suele asumir los costes de los desplazamientos. Gracia recomendó establecer la periodicidad para reportar visitas, pero darles autonomía para organizar su tiempo.

 

Compartir:
Redaccion

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies