ActividadesFormatosLo que dure un jamónPersonasTransformación digital

Lo que dure un jamón | Educación y mercado laboral

  • Empresas e instituciones educativas conversaron con otros sectores en un debate moderado por Antonio Sagardoy (Bros Group)

Empresas de todos los sectores e instituciones educativas públicas y privadas se reunieron en el formato ‘Lo que dure un jamón’, que giró en torno a la educación y el mundo laboral. Antonio Sagardoy, CEO de Bros Group, condujo una conversación que tuvo una gran participación. La directora del área de Formación de Cámara, Pilar Fernández, dio la bienvenida y resaltó cómo la revolución tecnológica y social en la que estamos inmersos afecta al mercado de trabajo en temas como la igualdad, la gestión de la diversidad, etc. «Es un momento clave para combinar diferentes modelos educativos y para crear itinerarios formativos en las empresas», explicó.

En la primera parte de la conversación, el debate tuvo como protagonistas a cinco entidades del sector educativo (Universidad de Zaragoza, Universidad San Jorge, Grupo San Valero, Océano Atlántico, Cámara Zaragoza) y cinco empresas de otros sectores (Grupo Hernán Cortés, Itesal, BSH, Hiberus, FECZA), y después el coloquio se abrió al resto de asistentes. Como siempre, el formato estuvo patrocinado por Beka Credit y Digital Hand Made y contó con la colaboración de Aragón Alimentos Nobles, D.O. Jamón de TeruelCervezas AmbarCoca ColaMartín Martín y Grandes Vinos,

La rectora de la Universidad San Jorge, Berta Sáez, rompió el hielo poniendo sobre la mesa la necesidad de una planificación cambiante y un diálogo con las empresas para tener una amplia oferta que cubra las necesidades. La directora de Universa, Nieves García Casarejos, señaló la importancia de que el alumno «aprenda a aprender» y de la incorporación de las soft skills: «La Universidad es más lenta que el mercado, pero puedes estructura la mente de los alumnos para que aprendan muy rápido». El director general de Grupo San Valero, César Romero, también insistió en la lentitud acarreada por un marco regulatorio riguroso y la imposibilidad de atender el avance de la tecnología. «Tenemos que trabajar en alianza con la empresa», añadió. En esto estuvo de acuerdo Fernando Cabeza, director de Océano Atlántico, que apuntilló que «para avanzar, hay que reconocer que no se ha tenido en cuenta a las empresas en el sistema educativo». También intervino virtualmente la vicerrectora de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Zaragoza, Ángela Alcalá, que resaltó la gran capacidad de los estudiantes para asimilar los cambios, al contrario que la Administración pública, que funciona de forma más lenta.

Por parte de las empresas, Juan Carlos Bandrés, presidente de FECZA (Federación de Empresas de la Construcción de Zaragoza), constató que «siempre ha faltado acercamiento entre el sector de la construcción y la Universidad». David Casanova, director de Desarrollo de personas en BSH, habló sobre la necesidad de formar y ayudar a crecer a los estudiantes en prácticas, pero también de que hay que reorientar a la sociedad para que entienda dónde están los nichos de trabajo. «De los estudiantes en prácticas incorporados este año a BSH, el 70% son para puestos STEM (tecnología de la información, ingeniería vinculada a la industria 4.0, inteligencia artificial…)». Armando Mateos, director de Itesal, explicó que en su empresa forman continuamente a todas las plantillas en puestos muy diversos. «La formación nunca acaba, aunque muchos piensan que por tener la carrera ya tienen el puesto asegurado y que deben dedicarse a ser felices y a conciliar». José Luis González, director del Grupo Hospitalario Hernán Cortés, incidió en que los métodos de selección no son apropiados. «Necesitamos que los profesionales salgan de la Universidad preparados para trabajar y hay que dar una razón a los jóvenes para que se formen. Por eso es muy importante que los profesores orienten». Por su parte, Ángel Pardillos, director de Transformación de personas en Hiberus, explicó las dificultades que encuentran en su empresa. «Decidimos que no podíamos crecer si no teníamos talento. A veces no hay alumnos que quieran aprender lo que necesitamos, otras veces no hay profesores que sepan enseñarlo, los temarios se quedan obsoletos, a los alumnos que salen del sistema hay que enseñarles todo lo que no saben hacer…».

En definitiva, el debate llevó a la conclusión de que faltan trabajadores cualificados, pero también alumnos, y que los profesores deben orientar. Además, se habló sobre la necesidad de las empresas de entender las motivaciones de las nuevas generaciones a la hora de plantearles las condiciones de trabajo.

Entre los asistentes contamos con Nieves Ágreda (Cámara Zaragoza), Raúl Millán, Raúl de las Heras y Alejandro Aísa (Universidad San Jorge), Marta Jorcano (Itesal), Carmen Cano (Grupo Hospitalario Hernán Cortés), Inmaculada Cugat y Vicente Pedro Lafuente (FECZA), Miguel Ángel Heredia (Grupo Piquer), Miguel Cendegui (Colegio Británico de Aragón), Merche López (Colegio Salesianos), Ignacio Pamplona, Ana Gracia y Jorge Loriente (Lacor Formación), José Antonio Campos (Escuela Azafrán), Patricia Tisner (Fundación Sesé), Javier González (ESIC), Manuel Pérez (Tecnara), Pedro Sisamón (Caixabank), Miguel Ramón Carbonell (CEFA), Diego Rodríguez (Grupo UB), Germán Rubio (STI), Lucía Canut y Silvia Canut (Coloriuris), Jaime Cisneros (Colegio Montessori), Judith Rademaker (Colegio Alemán), Isabel Sánchez (GI Group), Lorena Esteban (Golive), Oscar Mendoza (Iberdulces), Arancha Bauto (Mun Interiorismo)…

 

Compartir: