Empresa Club

Entrevista a José Luis Celorrio (Chemik) en Heraldo de Aragón

  • El director ejecutivo de Chemik, fabricante aragonés de cuadros eléctricos, confía en que esta crisis rebaje la importancia del ‘presentismo’ laboral

¿Cómo se dirige una empresa teletrabajando, obligado por la crisis del coronavirus?

La filosofía de funcionamiento de la empresa no cambia. Debemos mantener una absoluta coordinación entre los diversos departamentos para garantizar la calidad y los plazos de suministro. Es cierto que se cambia la metodología, intentando utilizar de la manera más eficiente todos los instrumentos que nos aportan las tecnologías de la comunicación. Para ello, cualquier reunión virtual o teleconferencia requiere de una rigurosa preparación previa donde se fijan los temas a tratar, los objetivos y la duración de la misma.

¿Qué cambios ha tenido que realizar Chemik para seguir funcionando con eficiencia?

Hemos facilitado a todas las personas involucradas en el teletrabajo el soporte técnico necesario. También, y no sin contratiempos, hemos conseguido mejorar la conexión de las comunicaciones con nuestra fábrica de Tarazona y acceso a los servidores. Respecto a la gestión de recursos humanos, hemos establecido una comunicación permanente con todas las personas de Tarazona y Zaragoza, informando puntualmente de los acontecimientos y cómo repercutían en nuestra actividad.

En un primer momento, las fábricas de Zaragoza y Tarazona siguieron funcionando y luego tuvieron que parar por el real decreto del 29 de marzo. ¿Cómo han gestionado esos cambios?

Con una comunicación permanente con todos. Quiero recordar que cuando ya estábamos paralizando la producción, recibimos el encargo de realizar los cuadros eléctricos del hospital de campaña de la Feria de Muestras y la respuesta de todo el personal fue ejemplar, coordinando nuestros dos centros de trabajo y entregándolos en tiempo récord.

¿Cómo afectará esta crisis al negocio de Chemik?

El negocio de Chemik es muy global puesto que, bien directamente o a través de nuestros clientes, exportamos a los cinco continentes. Por lo tanto, las repercusiones pueden ser muy diversas dependiendo de la gestión postcrisis que se haga en cada país. Por otra parte, desde el año pasado en Chemik habíamos iniciado un plan estratégico de diversificación de actividades dirigido a abordar las instalaciones y mantenimiento en el área industrial y energética, así como a la automatización de procesos y sistemas de control. Esta diversificación creemos que puede aportarnos un plus de fortaleza para afrontar los futuros retos.

¿Cómo valora los paquetes económicos de apoyo a empresas articulados por el Gobierno?

Como ya pasó en la anterior crisis, y suponemos de manera más acentuada sucederá en ésta, el parámetro fundamental de supervivencia para autónomos y pymes será la liquidez, y ahí deben ir encaminados de manera inmediata los apoyos, de manera que se haga viable la continuidad de muchas empresas que sí tienen garantizados tanto su cartera de pedidos como clientes futuros.

¿Qué aprenderemos de esto?

Confío en que haya cambios de calado. Que se replantee, donde sea factible, volver a fabricar en nuestro país, evitando dependencias que esta crisis ha sacado a la luz. También que rebajemos la importancia del ‘presentismo’ en nuestra cultura laboral y que se gestione más por objetivos. Y que las tecnologías de la información y la comunicación han venido para quedarse, después de demostrar su solvencia en esta dura prueba.

Entrevista publicada en Heraldo de Aragón.

Compartir:
Redaccion

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies