ActividadesConversaciones

Conversaciones: Nacho Montal y Enrique Barbero

En el formato #Conversaciones, una persona relevante del sector empresarial aragonés invita a alguien para hablar sobre un tema común en una tertulia patrocinada por Itesal, representada por directora de Comunicación, Laura Daga. En esta ocasión, Nacho Montal, socio del restaurante Casa Montal, entrevistó a Enrique Barbero, director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Ibercaja, para hablar sobre cómo moverse fuera de la empresa para avanzar dentro: retornos del networking y la proyección pública.

Hace pocos años la proyección exterior que hacían las empresas no era muy elevada, algo que según Barbero era “una cuestión voluntaria. Ahora, y mirando al futuro, es algo imprescindible”, los factores por los que hay que potenciar la empresa de cara al exterior los tiene claro quien es el director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Ibercaja: “los clientes son cada vez más exigentes porque están más informados, la velocidad a la que suceden las transformaciones obliga a estar muy atento a las tendencias y los grupos de interés siguen con mucha atención lo que hacen las empresas”.

Pero ¿por qué es fundamental darse a conocer? Barbero insistió en que es imprescindible, entre otros factores, para desarrollar proyectos de colaboración. Y es que, Ibercaja consiguió así que su banca móvil permitiera ordenar las fianzas personales de sus clientes, una iniciativa que realizó con una start-up, Pensumo, una Fintech islandesa. Pero para proyectarse, indicó Barbero, hay que tener claro qué objetivos se quieren conseguir, partiendo de eso “hay que hacer un proceso de inversión, de planificación, saber el relato que se va a contar y rodearse de gente que nos ayuden en ese camino”, añadió.

Y es que, algo imprescindible para el director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Ibercaja es “medir con paciencia” los retornos de cualquier actividad de promoción comercial o de cualquier otra inversión porque va a ser la única manera “de poder ir modificando la estrategia en función de los resultados que vayamos obteniendo”.

Sin embargo, la crisis sanitaria ha provocado que se introduzcan nuevos hábitos y se hayan reforzado otros canales que antes no se solían utilizar. Por eso, Barbero aseguró que “en las actividades en las que el valor añadido principal sea el contenido es mejor que sean eventos digitales”, mientras que “si lo que interesa es estrechar lazos personales con reguladores, administraciones públicas o con potenciales clientes, el evento presencial no tiene sustituto”. “Hay que hacer de la necesidad virtud y aprovechar todos estos nuevos canales para reforzar en todos los ámbitos de la empresa y de la proyección externa”, concluyó Barbero.

Compartir:
Redaccion

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies