ActividadesDesayunos de Internacional

Cartas de crédito: procesos y funcionamiento de un elemento clave en el comercio internacional

desayuno internacional cartas de crédito
  • «Entre un 50% y un 60% de las presentaciones de cartas de crédito tienen errores»

Analizamos las diversas situaciones y aspectos críticos durante la negociación con el objetivo de prevenir discrepancias que puedan surgir en la revisión de documentos por parte de los bancos, asegurando así el cobro de las operaciones, en este ‘Desayuno de Internacional‘ de la mano de Alicia Vicente, directora de Negocio Internacional (Territorial Norte) de Banco Sabadell.

Las cartas de crédito: facilitadores del comercio exterior

Las cartas de crédito son un instrumento de pago de uso frecuente en el comercio internacional. Sujetos a regulaciones, el banco emisor, obrando por solicitud y conformidad con las instrucciones del cliente, debe hacer un pago a un tercero (exportador/beneficiario) en un plazo determinado, contra la entrega de los documentos exigidos, siempre y cuando se cumplan los términos y condiciones de crédito. De esta manera, el exportador se asegura de cobrar la mercancía que exporta, mientras que el importador se asegura la correcta recepción de la misma.

Asemejado a un aval, las cartas de crédito necesitan, en primer lugar, de un contrato de compra-venta en el cual se aclaren los términos y condiciones. En este sentido, es el importador quien realiza la solicitud con la entidad bancaria de la apertura de la carta de crédito documentario a favor del exportador para poder empezar con la operación.

Es responsabilidad del banco examinar toda la documentación requerida y evaluar el nivel de riesgo presente. Y es que, este momento es clave, ya que como apunta Vicente, «entre un 50% y un 60% de las presentaciones de cartas de crédito tienen errores«. Tras su revisión y en caso de aprobación, el banco remite la carta de crédito bancaria al banco del exportador, avisando al importador de que la operación se ha realizado con éxito.

Después de verificar que las condiciones son adecuadas y obtener su aceptación, el banco realiza la transferencia de la cantidad acordada al exportador. Es entonces cuando la mercancía se despacha al importador conforme a los términos establecidos en el crédito documentario.

Errores habituales y recomendaciones para evitarlos

Vicente resalta un aspecto importante a tener en cuenta a la hora de evitar errores y problemas respecto a las cartas de crédito, «hay que intentar que toda la información para despachar la mercancía viaje vía banco«. En este aspecto, son los exportadores los que más atención han de prestar a las cuestiones mencionadas para tener la garantía total de cobro.

Hay una diversidad amplía de errores en las cartas de crédito, algunos más habituales que otros. Encontramos, por ejemplo: la presentación fuera del plazo de validez del crédito; el importe de factura por encima del límite permitido; la omisión de algunos documentos requeridos; la entrega de un número insuficiente de copias de ciertos documentos solicitados; discrepancias en la descripción de la mercancía, número de bultos, calidades y pesos en diferentes documentos; la fecha del conocimiento de embarque posterior a la fecha máxima permitida; o desajustes en los nombres de exportadores o importadores en comparación con lo indicado en el condicionado, entre otros.

Para prevenir este tipo de inconvenientes es pertinente contar con una persona que conozca en detalle las normas que rigen a las cartas de crédito: las UCP 600 de la Cámara de Comercio internacional (CCI).

Otra recomendación es solicitar un borrador del condicionado de la carta de crédito. De esta forma, se podrá analizar el contenido y lo que le será exigible al exportador para cobrar, previamente a la recepción definitiva del crédito documentario.

Además, es aconsejable que los documentos que emita el exportador sean sencillos, sin excesiva información que no sea estrictamente necesaria, para que la probabilidad de error al incorporar los datos será menor.

Compartir:
Redaccion