ActividadesDesayunos de InternacionalInternacionalInternacionalizaciónLegislaciónPolìtica

Las sanciones internacionales, pilares de la diplomacia contemporánea

En este ‘Desayuno de Internacional’ abordamos un área cada vez más relevante y compleja en el panorama global: las sanciones internacionales y su impacto en las economías y políticas globales.

En esta ocasión con la participación de Fátima Rodríguez, Head of the International Department en Lupicinio International Law Firm, y José Luis Iriarte, profesor de Derecho Internacional Privado en la Universidad Pública de Navarra y Of Counsel de Lupicinio.

Conoce más sobre la Línea Exporta, el servicio de asesoramiento y apoyo experto sobre internacionalización ofrecido por la Cámara de Comercio de Zaragoza a las empresas con actividad exportadora/importadora para dotarlas de apoyo técnico continuado a lo largo de todo el año.

sanciones internacionales desayuno de club cámara de comercio zaragoza

Fátima Rodríguez G. Chaves (Lupicinio International Law Firm) junto a José Luis Iriarte Ángel (Universidad Pública de Navarra y consejero de Lupicinio)

Una potente herramienta de estrategia internacional

En el complejo entramado de las relaciones globales, las sanciones internacionales se han consolidado a lo largo de las décadas pasadas como un recurso esencial.

Definidas como medidas coercitivas implementadas contra Estados, entidades no estatales o individuos que representan una amenaza para la estabilidad global, su propósito abarca desde modificar comportamientos hasta debilitar posiciones nacionales.

Las sanciones, concebidas frecuentemente como una herramienta preventiva, se aplican principalmente como una alternativa al uso de la fuerza armada. Y, en este sentido, su objetivo último reside en el mantenimiento de la estabilidad y el equilibrio en el escenario geopolítico internacional.

En este aspecto, Rodríguez las concibe como «medidas comerciales con fines políticos», las cuales logran el fortalecimiento de un estado o varios sobre otro.

A día de hoy existen tres organismos principales en la imposición de sanciones: Naciones Unidas, la Unión Europea y la OSCE. Además, Estados Unidos tiene la capacidad para imponer sanciones de manera unilateral, una práctica más que habitual en su política exterior.

Dentro del marco de la Unión Europea, las sanciones internacionales se establecen como un instrumento fundamental de la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC), utilizadas con el fin de salvaguardar los intereses estratégicos y objetivos fundamentales en el ámbito internacional.

Estados Unidos y la Unión Europea, los actores principales en las sanciones internacionales 

Las sanciones internacionales tienen una amplia historia de actuación, con cumbres especialmente reseñables como el periodo de Guerra Fría. No obstante, como apunta Rodríguez, en el siglo actual, antes del conflicto ruso, experimentaron un gran crecimiento a raíz de la aparición y la popularización del grupo terrorista Al Qaeda y los conflictos en oriente medio.

A partir de estos primeros años de siglo, se empezaron a imponer las conocidas Smart Sanctions, orientadas a sectores de actividad concretos, actuando. Muy populares se han convertido también las denominadas Sanciones Target, que más allá de un sector específico de actividad y se dirigen explícitamente hacia personas físicas y jurídicas.

En la actualidad, Estados Unidos aglutina más de un tercio de las sanciones impuestas en todo el mundo, siendo el país más sancionador aunque seguido de cerca por la Unión Europea.

En este caso, es de vital importancia para el sector empresarial español estar muy atento a las denominadas Secondary Sanctionsaquellas que impiden continuar operando en EEUU de ser infringidas y que buscan ejercer presión sobre terceros para que limiten o cesen sus actividades con las personas o entidades restringidas por el país norteamericano.

Pero, ¿qué países son los más sancionados? Tras la guerra con Ucrania, Rusia se ha posicionado como el país con más sanciones del mapa, con más de 14.000, aunque no todas poseen el mismo grado de restricciones ni multas económicas. Tras Rusia se encuentran países como Irán o Siria, con 4.300 y 2.600, respectivamente.

En el ámbito europeo, la UE cuenta con sanciones a 34 estados, además de diversos programas de sanciones dirigidos a sujetos concretos dirigidas a perseguir el terrorismo, los crímenes contra los DDHH o los ciberataques, entre otros.

Además, es habitual que las personas y entidades incluidas en la lista de sanciones estén sujetas a la inmovilización de activos, quedando prohibido facilitarles, directa o indirectamente, fondos o recursos económicos. A esto se suma una prohibición de viajar a la UE a las personas físicas incluidas en la lista.

Por último, es importante saber que es a las autoridades competentes de los Estados Miembros quienes corresponde la aplicación y el respeto de las sanciones internacionales a través de medidas nacionales. Además, a partir de este año está previsto que los estados europeos armonicen sus sanciones a través de una normativa común.

Formato patrocinado por Caja Rural de Aragón.

Compartir: