Empresa ClubNoticias socios

Inycom garantizará el origen verde de la energía con Blockchain en Corea de Sur

  • El sistema desarrollado se puede implementar en cualquier mercado energético
  • La demanda de electricidad solo del sector industrial en Corea del Sur durante un año es equivalente a la de todo Méjico durante el año 2020.

La empresa ha participado en el desarrollo de un sistema de certificación y compraventa de electricidad con el que se podrá asegurar el origen de la energía y las transacciones de manera transparente a todos los interesados.

Este desarrollo se ha visto favorecido por el cambio en la legislación que se ha producido en Corea del Sur con el fin de garantizar el origen verde de la energía en sus industrias. Un avance trascendental en el país que involucra a sus multinacionales -figuran entre las más influyentes del mundo-, puesto que podrán contratar directamente energía renovable a partir de octubre de 2021.

En este proceso de garantizar el origen verde de la energía, Blockchain jugará un papel fundamental. “Utilizar Blockchain relacionado con energía es algo nuevo”, explica Marcos Rubio, director del departamento de I+D de Inycom.  De hecho, con esta tecnología se han hecho algunos pilotos como el de Iberdrola, pero de pequeño tamaño y, además, “tampoco hay casos de países que te permitan elegir qué energía quieres consumir (verde o no) de forma tan generalizada”.

Este proyecto está impulsado por un consorcio coreano formado por KEPCO KDN (empresa TIC de la mayor eléctrica coreana), Data Alliance (startup tecnológica), Razzler Plus (empresa especializada en redes inteligentes con energías renovables y soluciones TIC) y Chungnam University (una de las 10 principales universidades nacionales coreanas) e Inycom como socio español y cuyo papel principal dentro de esta iniciativa se centra en la plataforma Blockchain. La participación de esta empresa española ha sido posible por el apoyo y financiación del programa KSEI del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial).

Según publica El Economista

 

Compartir:
Redaccion