ActividadesEn la buena direcciónPersonas

En la buena dirección, con Josep Aragonès

  • Este nuevo formato reúne a un directivo referente con algunos CEOs de empresas destacadas del Club Cámara

 

El liderazgo humano en un mundo digital fue el tema principal de la primera sesión del formato ‘En la buena dirección’. El CEO de Wolters Kluwer, Josep Aragonès, dio su visión sobre el liderazgo ante un panel de directivos de empresas destacadas del Club Cámara. Un formato patrocinado por la empresa Digital HandMade, que estuvo representada por su CEO, Sergio Losilla.

Aragonés ha plasmado en su libro No me líes las ideas recogidas durante años sobre las bases del liderazgo y la gestión de equipos en un entorno cada vez más digital. “La base para mantener una empresa en crecimiento es el talento, que sirve para crear valor tanto para los clientes como para los accionistas”. El directivo considera que liderar es dar ejemplo (“uno tiene que bajar al fango y meterse en harina”) y que lo primero es liderarse a uno mismo, siempre con “honestidad, capacidad de elección y renuncia y actitud”.

El directivo habló sobre la velocidad a la que avanzan los cambios en el actual mundo hiperconectado, que choca con la lentitud con que la sociedad los asume: “siempre tenemos la sensación de llegar tarde”. Fijó cuatro pilares para la transformación de las empresas: tecnología (agiliza los procesos), mercados (en cualquier lugar puede aparecer un competidor), regulación (vivimos en un entorno cada vez más regulado) y personas. “De estos cuatro poderes sólo podemos controlar la tecnología y las personas, siempre con el objetivo de que los clientes sonrían”.

Para Aragonès, un directivo debe tener en cuenta la opinión de todos, pero ser espera de él que actúe. “Cometer errores es positivo y es necesario usar más las palabras gracias y perdón”. Explicó que es indispensable rodearse de gente buena y buena gente. “Lo peor es aguantar toxicidades en la compañía. Es fundamental gestionar el no talento”.

Es fundamental empoderar equipos porque el entorno “es y será cada vez más digital y se necesita más confianza porque tenemos menos control”. Mejorar la capacidad de comunicación, usar todos los canales posibles, fomentar retos, mejorar continuamente… fueron algunas de las recomendaciones de Aragonès, que también incluyó entre las cualidades necesarias en un directivo el sentido del humor, la creatividad, la ética, el saber mantener al equipo enganchado y no desmotivar, etc.

Los directivos participantes dieron también su punto de vista sobre el liderazgo. Pedro Pablo Andreu, CEO de Fersa, señaló que para él el liderazgo pasa por ser consciente de lo que es uno mismo y del entorno. “Es el arte entre ser consciente de la realidad y tener parte de inconsciencia para querer cambiar esa realidad”. Insistió en la importancia de contar con un reto ambicioso que genere valor y de que el equipo se alíe con este reto. “Hay que tener un nivel de exigencia muy alto porque si no se te meriendan. Compararse con los mejores y no estar nunca satisfecho”. Para conseguir mantener la motivación del equipo, Andreu apuesta por ser transparente (comunicar mucho)  y coherente.

Pilar Fernández, directora del Colegio Juan de Lanuza, explicó como trabajan con los niños, inculcándoles habilidades que pueden servirles en su futuro y ayudarles a mejorar su posible liderazgo, como el autoconocimiento, la autorregulación y la automotivación. “Es muy importante trabajar las habilidades sociales, la conciencia social y la comunicación de forma global”. También comentó la importancia de la motivación, la iniciativa, la creatividad y la flexibilidad. “La mente es como un paracaídas, que sólo funciona si está abierta“.

Sergio López, CEO de Hiberus, contó su propia experiencia y cómo ha ido evolucionando su función de líder desde que creó la start up en 2006 hasta la actualidad. “He pasado por muchas etapas, pero lo que más me he encontrado, desde el punto de vista del liderazgo, es gente que me ha intentado cambiar. Casi siempre sin éxito. El liderazgo es muy particular y no es líder aquel que no se remanga. Además hay que ser buena persona para conseguir el respeto de la gente. No hay que perder nuestra esencia”.

Por su parte, Fernando Moraga, director general del Grupo Hierros Alfonso, valoró la necesidad de contar con un proyecto y un plan estratégico y saber comunicarlo. “Yo he ido en persona a las ocho empresas para contar el plan estratégico. Uno de los ejes principales de una compañía son las personas, por lo que es importante que los empleados se vean involucrados en el proceso. Debes tener planes específicos para el desarrollo de estas personas”.

Pablo Sanagustín, CEO de Nodriza Tech, definió el liderazgo como “una persona que consigue llevarse a sí misma y a su equipo de A a B. Pero en el camino hay una mochila de toxicidad que hay que ir eliminando. Queremos ser la empresa donde más felices trabajen las personas y que disfruten del trabajo. Hay que saberse liderar a uno mismo y vaciar tu mochila de toxicidad”.

Por último, el director de marketing y subdirector de Ibercaja, Nacho Torre, se centró en la diversidad. “Un líder debe conseguir que un equipo diverso saque las ventajas de esa diversidad a través de la pluralidad. Hay gente que tiene perfil cohesionador y otros no. En el segundo caso, el líder se tendrá que rodear de alguien que sí que lo sea”.

Compartir:
Redaccion

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies