ActividadesCanal expositivoFormatosMarca

Canal Expositivo: La evolución de una marca hacia una nueva estrategia digital

  • Numéricco presentó el rediseño de marca que ha hecho para Libelium

¿Conoces el poder de la identidad visual en la estrategia de posicionamiento de una marca? Alberto Portolés, director técnico de Numéricco, Daniel Puértolas, director creativo de Numéricco, y Elena García-Lechuz, directora de Marketing de Libelium, explicaron en un #CanalExpositivo cómo ha sido el trabajo conjunto que han realizado para llevar a cabo la transformación de la identidad y la nueva web de Libelium.

Este proyecto ha logrado un nuevo diseño basado en la libélula, icono de la empresa, y el ADN de la compañía, especializada en tecnología y aplicaciones del Internet de las Cosas, y ha conseguido crear una marca más reconocible, digital y preparada para todos los retos del futuro. Libelium encargó el proyecto a Numéricco, pero lo ha convertido en un proceso colaborativo del que ha formado parte toda la compañía.

El enfoque de Libelium ha ido evolucionando con el tiempo y en 2019 se plantearon cambiar la orientación de la web. “Estaba muy orientada a producto y no a empresa de soluciones finales, que es lo que a esas alturas ya éramos. Además, el diseño se había quedado obsoleto y creímos necesario un restyling de toda la imagen corporativa”, explica García-Lechuz.

Encargaron el proyecto a la agencia Numéricco que, en palabras de sus directivos, vieron “una oportunidad de trabajo a largo plazo, ofreciendo todo lo que podíamos aportar”. En la empresa llevaron a cabo auditorías internas para saber cómo mejorar la web y empezaron a mantener reuniones con Numéricco para ver cómo enfocar el proyecto, pero llegó el confinamiento. “Decidimos dedicar esos meses de inactividad a seguir con el proyecto, para salir con una nueva imagen”, señala García-Lechuz. Fue la primera vez que se externalizaba algo así fuera de la empresa, pero en ese momento en Libelium “necesitábamos que nuestra gente se dedicara al desarrollo de nuestros productos y no queríamos distraer. Además, nos apetecía sumar la visión de agentes externos que a veces no tienes dentro de la empresa”.

El principal objetivo del proyecto era el del cambio de imagen. “Vimos qué queríamos contar, cómo hacerlo y cómo organizarlo para que tuviera sentido. Establecimos la arquitectura de la web, la identidad visual, etc.”, explica Portolés. “Nos basamos en la evolución como concepto. No queríamos romper con la anterior imagen, sino continuar y prepararla para los retos del futuro. Se trabajó analizando todo lo que significaba para Libelium una libélula y cómo podíamos actualizar esta imagen con unos rasgos únicos. Así se llego a la nueva imagen, en la que la libélula alza el vuelo”.

También se creó una marca paraguas con los colores corporativos (negro y rojo), pero diferenciándola con gamas cromáticas para cada producto: línea medioambiental, línea ‘smart cities’, línea industria, etc. “Hay que hacer las cosas con un sentido, con una filosofía de fondo y un momento estratégico, pensando más en el fondo que en las formas. Para que algo tenga utilidad hay que estructurar bien qué quieres contar y cómo”, añade García-Lechuz. Así, una parte muy importante de la web ahora es el blog. “Antes la narrativa estaba muy escondida y ahora se ve de forma más palpable”.

Compartir:
Redaccion