ActividadesLiderazgo sin complejos

Alicia Muñoz Lombardía: “El principal activo de las compañías en el siglo XXI es el talento, las personas”

El papel de la mujer está ganando terreno en el mundo empresarial. Por eso, el Club Cámara estrenó un nuevo formato: Liderazgo sin complejos, donde una empresaria o directiva de primera línea nacional habla sobre su experiencia de gestión y abre un debate sobre liderazgo con profesionales de ámbito local, un encuentro organizado por la Comisión Empresa-Mujer de Cámara de Comercio de Zaragoza y la Asociación de Mujeres Empresarias, Profesionales, Directivas y Gerentes (Arame).

La primera ponente de este formato fue Alicia Muñoz Lombardía, directora del gobierno, cambio climático, regulación, privacidad y vicesecretaria del consejo del Banco Santander, y contó con la participación de María López Palacín, presidenta de Arame. A la sesión también asistieron como panelistas Juan Royo, economista; Nieves García, directora del Servicio de Orientación y empleo de la Universidad de Zaragoza; Nieves Ágreda, subdirectora de la Cámara de Comercio; y María Jesús Lorente, presidente de CEPYME Zaragoza.

Justo antes de que llegara el coronavirus se empezaba a escuchar el acrónimo VUCA (volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad), “algo que sonaba a ciencia ficción y que se ha convertido en realidad”, indicó Muñoz, insistiendo en que “tenemos un entorno muy complejo derivado de las tensiones geopolíticas, el cambio climático, las tensiones intergeneracionales y la brecha digital”.

Y es que, el capitalismo de los grupos de interés, donde se encuentran empleados/colaboradores, clientes, la sociedad y el planeta, “pretenden que las compañías consigan beneficios teniendo en cuenta el impacto positivo, negativo y social”, explicó Muñoz, algo que se acaba convirtiendo “en un círculo virtuoso”. Además, estos grupos de interés demandan que las empresas tengan en cuenta la incorporación de aspectos sociales, medioambientales y de gobernanza en todas las decisiones de la compañía y, “aunque es complicado de incorporar, hay que tener en cuenta una hoja de ruta: los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”, aseveró Muñoz, quien afirmó que “tiene que ser una métrica más allá de los resultados de la compañía. Tiene que ser un elemento fundamental en la configuración de la estrategia de la empresa”.

Dentro de las compañías hay otros desafíos que hay que afrontar, aseguró: “la digitalización, la internacionalización y el talento”. Este último es el principal activo de las compañías en el siglo XXI, según Muñoz, “que las personas estén preparadas y que se vayan actualizando periódicamente”.

Muñoz también destacó que “es fundamental que las empresas propongan proyectos orientados hacia una transición verde y digital” para que estén alineados con las expectativas de la Comisión Europea y del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia español. De hecho, los bancos, subrayó Muñoz, “tenemos un papel fundamental en la catalización hacia una economía baja de carbono”, ya que los supervisores “nos están exigiendo que tengamos” un papel activo en la concesión de préstamos para que “no incentivemos actividades” que tengan un impacto en el medio ambiente.

¿Un reto para que tener en cuenta en el futuro? Muñoz lo tiene claro: la inclusión financiera. “Las mujeres todavía tenemos mucho que avanzar”, indicó, explicando que, tradicionalmente, las finanzas de la casa las llevaba el marido, pero que es necesario que haya un cambio. “Tenemos que hacernos dueñas de nuestra economía, debemos tomar el mando de nuestras decisiones de inversión y, para ello, el conocimiento es importantísimo”, contundió Muñoz.

Compartir:
Redaccion