DestacadoEventos clubRedacciónReportajesSin categoríaVermú de Redacción

Vermú de Redacción con Sangría Lolea: “Somos cuatro amigos que disfrutamos creando”

  • Cheles Alcalá y Nieves Añaños protagonizaron una nueva cita del Vermú de Redacción y transmitieron la misma alegría que sus exitosas sangrías Lolea, presentes ya en una veintena de mercados.
IMG_5773

Cheles Alcalá y Nieves Añaños. Fotos: Arturo Gascón.

Prometía ser una cita divertida, y las expectativas se cumplieron. El Vermú de Redacción de Club Cámara con Cheles Alcalá y Nieves Añaños, de Sangría Lolea, demostró este viernes 29 de septiembre que se puede hablar de negocios con una sonrisa. Ayudó a ello, claro está, catar el producto que sus responsables han sabido convertir en un éxito internacional en apenas cuatro años de andadura. La cita contó con el patrocinio de Banco Santander y Kalibo Correduría de Seguros, y la animación gastronómica de Vinos Botica.

“Sabíamos lo que queríamos hacer: una sangría que elevara a categoría selecta los cócteles de vino. Era algo nuevo, para la que entonces no había parámetros”, contó Cheles Alcalá acerca de la clave del éxito de Lolea, a lo que Nieves Añaños no dudó en sumar “el factor suerte”. Pero Añaños fue más allá y atribuyó la fulgurante carrera de su empresa a “la unión de cuatro amigos que disfrutamos creando”, en referencia a Javier Almalé y Bruno Balbás, co-fundadores junto a ellas de Lolea. “Cada uno tenemos un perfil distinto y somos muy buenos en nuestros respectivos campos”, afirmó.

Recordaron como, a la vez que Lolea, Freixenet lanzó la línea de frizzantes Mia Wines, pero no consiguió tanta repercusión. “Nosotras acertamos con la categoría, con el diseño, con la internacionalización, con la forma de comunicar…”, señalaron, y pusieron como ejemplo de su posicionamiento que “hay gente que se compra Lolea por la botella, para usarla luego para meter el agua en la nevera; nos han contado que lo hacen hasta en Costa Rica”.

En su desarrollo tuvieron la ayuda de La Zaragozana “por pena, no porque creyeran en el proyecto”, dijeron entre risas, para luego, ya más serias, valorar este apoyo que recibieron “porque vieron que poníamos toda la carne en el asador. En un primer momento, la planta de de Cobecsa en Jaraba les llenó 2.000 botellas  y “nos entró el pánico, pensábamos que si no se vendían nos tendríamos que quedar 500 cada uno”… Pero entonces sonó el teléfono. “Era El Corte Inglés. Habían visto nuestra promoción, que eran todo fotos sin tener aún el producto embotellado, y querían tenerlo en sus tiendas de turismo. Nos dio vértigo, pero dijimos que sí y de allí dio el salto a las tiendas gourmet…”, rememoraron.

Y de El Corte Inglés a… ¡Corea del Sur y Japón! “Estar en el espacio Gourmet de unos grandes almacenes es como estar en la feria Alimentaria todo el rato – aseguró Nieves Añaños-, porque cualquier extranjero interesado en el mundo foodie pasa por ahí para ver qué hay de nuevo”. Así comenzó su expansión internacional, hasta contar con presencia en una veintena de países en la actualidad.  Este crecimiento de la demanda, que el año pasado fue de 2 millones de botellas, cuenta con el respaldo de Cobecsa “que puede con eso y mucho más”.

Aunque desde Lolea se concibe el producto, siempre bajo criterios de ofrecer una sangría de la máxima calidad, la industrialización del mismo se lleva a cabo en la planta de Jaraba… “Así que cada vez que vamos a hacer las pruebas de sabor nos lo pasamos bomba, porque nos podemos pillar un pedo en horario laboral”, dijeron entre las risas generalizadas.

Precisamente, la situación de la planta embotelladora, en una zona de difícil acceso para los clientes internacionales, les llevó a poner en marcha Casa Lolea, el restaurante de la firma en Barcelona. “Necesitábamos un escaparate para enseñarles no solo el producto, sino el contexto en que se pone en valor… Y además, el local ha tenido un tirón enorme como lugar de comidas”, explicaron. “Nos gustaría ampliar esta línea de negocio, pero al ser tan pocos a duras penas podemos mantener el ritmo actual”, lamentaron.

Con todo, las cosas están cambiando en Lolea. “Tenemos un plan para crecer de forma orgánica y poder ir incorporando al equipo a gente que sepa más que nosotros”, desveló Nieves Añaños. “Hasta ahora nos ha ido bien, pero es el momento de evolucionar y pasar a una segunda fase”. Y en este corto pero intenso camino se han encontrado con ofertas de compra -“y todas las hemos podido rechazar”- y con una batería de imitadores “contra los que ya no nos esforzamos en luchar”. “Es mejor dedicarnos a seguir mejorando”, concluyeron, fieles al espíritu de esta firma de “cuatro amigos”.

Además de Nieves Añaños y Cheles Alcala, tomaron parte de este vermú socios de Club Cámara e invitados como Rafael Clarimón, Juan Manuel Ubiergo, Jorge Antonio Díez, José Antonio Gracia Tarodo, Fernando Vazquez Ubago, Alberto Prieto del Campo, Lucas Aisa -que protagonizará un vermú en noviembre-, José Ignacio Domingo, Esmeralda García-Diez, Mauricio Sánchez, Pascual Donoso, Marta Pons y Sergio García Domínguez.

GRACIAS A

Compartir:
Redaccion

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR