Empresa ClubNoticias socios

Infinitia previene los problemas en los materiales a través de la Ingeniería Forense

  • Infinitia cuenta en su empresa con un departamento de Ingeniería Forense que se dedica a resolver los problemas ocasionados por los materiales.
  • La metodología que aplica está basada en los conocimientos técnicos y amplio bagaje del equipo que trata de actuar de una manera ágil y eficiente.
  • En tres niveles de trabajo, se pasa de un diagnóstico previo, a una elaboración de las hipótesis y validación experimental hasta llegar, en última instancia, al análisis de riesgos y la implantación de soluciones.

 

Los fallos en la industria existen, ya sean humanos o puramente técnicos. Para poner remedio y solución a estas situaciones, Infinitia entra en acción mediante la Ingeniería Forense, investigando las causas y consecuencias de los problemas ocasionados con un objetivo más atractivo todavía: evitar que ese fallo vuelva a tener lugar.

Es habitual que Infinitia esté en lado de la investigación, que desempeñe la labor de ese policía “sabueso” del CSI. No obstante, la diferencia fundamental que los distingue de la serie policiaca es que la examinación se centra en materiales, componentes, estructuras compuestas o sistemas de fabricación que han sufrido una avería. Los siete años de trabajo y especialización les han permitido aportar soluciones de forma rápida y eficaz: “Solo con mirar la escena ya, prácticamente, sabemos lo que ha ocurrido. Por supuesto, existe una labor de análisis importante, pero la experiencia hace el resto”, explica Javier Sanz, CEO de Infinitia.

La metodología aplicada se basa en los conocimientos técnicos y amplio bagaje del equipo. Javier Graus, Polymers & Nanomaterials Specialist, aclara: “La resolución de problemas complejos necesita de un profundo conocimiento de diferentes campos de la ingeniería. Infinita pone a disposición de sus clientes un equipo multidisciplinar y altamente especializado para resolver esos casos de una forma ágil y eficiente”.

El proceso de trabajo se divide en tres niveles. El primero, el diagnóstico previo. En este sentido, la comunicación con el cliente resulta esencial. Por eso, es necesario realizar, en primer lugar, una observación de campo, desplazarse al lugar donde ha ocurrido todo, “excavar esa superficie, tirar del hilo, ir atando cabos”, remarca Sanz. Asimismo, Vanesa Rodríguez, Metallic Materials Specialist, aclara: “Cuando se requiere nuestro soporte en casa del cliente, pasamos a formar parte de su equipo de calidad y nos metemos a fondo en el caso, intentando ver todo el ciclo del producto, abordando el proyecto de forma global para ofrecer un servicio completo”.

En una segunda etapa, cabría elaborar las hipótesis y su validación experimental, valorando los factores implicados y la relación entre ellos. Así pues, el último paso se centraría en el análisis de riesgos y la selección e implantación de las soluciones más adecuadas a las necesidades del cliente. Como apunta Eva Pacheco, Polymer Analyst Specialist: “En la Ingeniería Forense no hay dos casos iguales. Cada trabajo es un reto nuevo en el que los análisis y pruebas nos guían hasta dar con la causa y solución de cada problema”.

Los departamentos de calidad de las empresas cuentan con altos volúmenes de facturación anual. Sin embargo, cuando aparecen situaciones casuísticas poco habituales recurren a un agente externo como Infinitia, ya que, como destaca su CEO, “aportamos un conocimiento muy específico, ahorramos tiempo y ponemos a su disposición unas instalaciones altamente preparadas”.

 

Compartir:
Redaccion

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies