DestacadoMesa abiertaRedacción

Javier Eslava (Capital Intelectual): “La empresa familiar aúna elementos estratégicos y sentimentales”

  • Javier Eslava, socio director de Capital Intelectual, consultoría estratégica con amplia experiencia la gestión de relevos en la propiedad y reestructuración de empresas, visitó la mesa abierta de Redacción Club.
Javier Eslava

Javier Eslava, socio director de Capital Intelectual. Fotos: Arturo Gascón.

Tarde o temprano, toda empresa atraviesa un momento decisivo: un relevo en la propiedad, una ampliación de capital o una reestructuración, todos ellos procesos que exigen una puesta a punto y un trabajo minucioso para que todo transcurra sin contratiempos. Una tarea que requiere a expertos como Javier Eslava, socio fundador de la consultoría Capital Intelectual. Para hablar sobre su trayectoria y sobre los retos a los que se enfrentan las firmas que atraviesan momentos como los descritos, Eslava visitó la mesa abierta de Redacción Club, el formato de entrevistas patrocinado por Kalibo Seguros.
Kalibo (4)

Javier Eslava se formó como ingeniero, así que sorprende un tanto su deriva profesional. “Soy un bicho raro. Desde el primer día que entré en Ingeniería ya estaba más interesado en todo lo que tuviera que ver con la gestión empresarial. Con todo, la carrera me ayudó mucho a estructurar y sistematizar proyectos”, relata. Sus primeros pasos los dio en el mundo del franquiciado, donde le empezaron a llegar propuestas de asesoramiento. Así que hace una década decidió fundar Capital Intelectual, primero como asesoría de estrategia y marketing, “pero pronto nos aplicamos la teoría del crecimiento en carne propia, diversificamos la actividad y ahora tenemos una labor muy relacionada con la inversión”, cuenta.

Capital Intelectual ha desarrollado un modelo de servicios que responde a situaciones muy concretas, y a la vez de amplio espectro. “No sé cuál es la fórmula adecuada, pero sí cuál no: apostar solo por una vertiente no es eficaz. Paquetizar servicios es fundamental, para que tus clientes sepan qué les vas a dar, aunque cuando te enfrentas a procesos de cambio, momentos complejos, no siempre lo puedes paquetizar y tienes que echar mano de tu experiencia. Por eso tenemos dos líneas de trabajo: proyectos cerrados, con plazos y objetivos definidos; y otros basados en la aportación de nuestra experiencia, como cuando entramos en un consejo de administración y se van ‘surfeando’ las situaciones que surgen”.

Javier Eslava

¿Cómo se gestiona la venta de una empresa, o la búsqueda de inversores? “A veces lo más importante es que la empresa se lo crea, que vea que tiene un valor que la hace interesante para el mercado. Nosotros trabajamos con un modelo habitual en Estados Unidos, que puede equipararse al del mercado inmobiliario: cuando quieres vender una casa, la decoras con gusto, la iluminas mejor y le sacas buenas fotos; no engañas sobre lo que es, pero la presentas mejor. Con la empresa pasa lo mismo: si trabajas con el personal y estructuras bien los datos, puedes sacarla mejor al mercado. Este es un proceso que requiere planificación, a dos o tres años vista. A veces, al final de este camino, la propiedad se echa atrás en la venta. Por eso somos flexibles y acordamos fases y objetivos”.

Javier Eslava, veterano en estas lides, explica que cuando se llega a la decisión de vender una empresa suele ser desde dos situaciones muy distintas: “Una es la generacional. Hemos tenido una generación de oro, que ha sacado empresas adelante, ha creado riqueza desde la pyme y, con 60 o 70 años, sigue al pie del cañón… Quienes les suceden, o no quieren seguir en el negocio, o no se ven con el liderazgo suficiente. La segunda tipología es la de proyectos interesantes puestos en marcha por emprendedores que, tras cinco o seis años, se dan cuenta de que para que la empresa crezca necesita integrarse en un grupo más grande o dar ellos un paso al lado. Este es un perfil muy diferente al anterior, y suelen ser movimientos estratégicos con mucho valor añadido en tecnología o procesos industriales”.

El director de Capital Intelectual ve en este último tipo de movimientos una doble vertiente. En el lado optimista, estas nuevas empresas “marcan la dirección a nuevos modelos de negocio, con ideas muy claras y bien aplicadas”; pero, desde el prisma pesimista, “a veces estas firmas se están yendo a otras comunidades autónomas o al extranjero”. “Son frecuentes los casos de empresas aragonesas interesantes que son participadas por grupos de fuera, pero es raro el caso contrario”, revela.

IMG_9317

Eslava confiesa que el tema por el que siente “pasión” es la empresa familiar, donde se aúnan “elementos puramente estratégicos con otros sentimentales”. “Uno de sus retos es suceder a un liderazgo fuerte, un relevo que además suele recaer en varias personas. Se producen situaciones de liderazgo compartido, casi de comunidad de vecinos, que complican la gestión y que, inevitablemente, conducen a la profesionalización de la dirección, bien en la figura de alguien de la familia, bien en un directivo externo. La teoría nos dice que esto último es lo mejor, pero en la práctica el liderazgo externo también se cuestiona”. Eslava identifica además otros dos desafíos en este tipo de compañías: “la adaptación al mercado, que exige cambios rápidos” y “la financiación, porque crecer exige recursos, que se tienen que generar o captar”.

Con el fin de dar respuesta a estas tres cuestiones, Capital Intelectual se ha labrado una especialización, con el desarrollo de un “protocolo familiar”. Además, Eslava es promotor de Invest Family, una red internacional de consultorías dedicadas a este sector que tiene por objetivo difundir los valores de la empresa familiar y colaborar en proyectos comunes.

IMG_9367

Compartir:
Redaccion

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR