Alejandro Calderón e Iván Romero (Herizont): "Con creatividad se llega más lejos"
DestacadoMesa abiertaRedacción

Alejandro Calderón e Iván Romero (Herizont): “Con creatividad se llega más lejos”

    • Los fundadores de Herizont, la firma de “innovación disruptiva”, visitaron Redacción Club para charlar sobre cómo acompañan a las empresas en la implantación de cambios que las hacen mejorar.
Alejandro Calderón Iván Romero Herizont

Alejandro Calderón e Iván Romero, de Herizont.

¿Qué es Herizont y qué es la “innovación disruptiva” de la que hablan? Alejandro Calderón e Iván Romero, socios fundadores de esta joven firma zaragozana, lo explican con sencillez: “Ayudamos a las empresas a diferenciarse de la competencia, desde la generación de ideas a la ejecución de los proyectos”. Ambos pasaron por la mesa abierta de Redacción Club para explicar los orígenes su proyecto, y cómo su particular filosofía va calando en otras compañías e instituciones.

ESCUCHA EL PODCAST CON LA ENTREVISTA COMPLETA A HERIZONT

Alejandro e Iván coincidieron en las clases de Diseño industrial y allí se dieron cuenta de que “usando la creatividad podíamos llegar más lejos”, algo en lo que los concursos de diseño que fueron ganando les dieron la razón. Aquel germen de negocio, aquella “idea loca”, tomó forma en el programa Spin-off de la Universidad de Zaragoza, donde llegaron los primeros clientes (Hiberus, Arelux…) y fueron perfeccionando su metodología.

En este proceso, ganar visibilidad fue clave: “Fuimos a cuchillo a por los clientes en eventos, networkings… ¡Incluso íbamos a charlas en las que no pintábamos nada! De ahí lo de vestirnos con monos, había que llamar la atención”. Esta particular indumentaria, además, busca transmitir el mensaje de que “somos técnicos, vamos a tu empresa a arreglar lo que no funciona”.

Herizont trabaja con una materia prima poco común, la creatividad. “Para nosotros es la facultad de crear; es una habilidad que se puede entrenar y aplicar en todas las fases de un proyecto. Existe el tópico de la creatividad como una idea feliz, que surge de la nada, pero eso hay que integrarlo en un proceso de I+D estandarizado”, explican. Su método de trabajo pasa por analizar la empresa y elaborar un informe que servirá de base para ejecutar un proyecto “con las personas más dispuestas” a aplicar el cambio dentro de la organización.

IMG_8753

En este sentido, se definen como “catalizadores de innovación”. “Cuando en la empresa hay empleados que no quieren innovar es por algo; hay que identificarlo. A nosotros nos suele contactar lo que llamamos el ‘innovation fighter’, la persona que dentro de la organización lucha por que haya cambios”, explican. Ese darse cuenta de que hay distintos niveles de predisposición a la innovación les ha llevado a adaptarse y ofrecer también talleres de formación para vencer esa primera barrera y lograr así que las propuestas de renovación sean mejor aceptadas.

Iván Romero Herizont

Iván Romero, de Herizont.

Herizont va más allá de dar la idea. Y es que, relatan, “nos dimos cuenta de que quedarnos ahí generaba dos problemas: que alguna directamente no fuera ejecutable, o que, a la hora de aplicarlas, al no haber surgido dentro de la propia empresa, se generaran resistencias”. Por eso, su método pasa por “la implicación de las personas en las distintas partes del proceso, y hacerlo a medida de cada cliente; nuestra labor es canalizar las ideas que surgen hacia el reto que la empresa se ha fijado como objetivo”. Empresas y organizaciones que “tienen claras sus necesidades” recurren a sus servicios, como Hiberus, Yudigar, Arelux, Urbaser, Ibercaja, Grupo Piquer, Instituto Aragonés de Salud…

Alejandro Calderón Herizont

Alejandro Calderón, de Herizont.

Herizont ha unido fuerzas al proyecto Nodriza, impulsado por Pablo Sanagustín, que él mismo ha definido en Redacción Club como “una alianza de empresas inconformistas”. Iván y Alejandro explican que esta plataforma busca “coger todo lo bueno que funciona a nivel público en el ámbito de la innovación colaborativa y trasladarlo al mundo de la empresa privada”. “Es un centro de potenciación empresarial, pensado para firmas que ya operan y están en ese punto de despegar definitivamente”.

En la actualidad, se alojan en Nodriza cinco empresas: Arelux, OniUp, DeuSens, B Films y los propios Herizont. “La idea es probar primero el modelo en pequeño y luego abrirlo en una segunda fase a siete empresas más”, cuentan. El objetivo último es “mejorar Aragón, ser palanca de cambio”. “Somos muy ambiciosos”, reconocen.

IMG_8824

 

LA FIRMA

Ramón Añaños, consultor independiente de marketing y estrategia online.

Ramón Añaños, consultor independiente de marketing y estrategia online.

Las parejas artísticas que triunfan lo suelen hacer bajo la premisa del reparto de papeles. Dos personalidades nítidas, que asumen papeles complementarios. Es el caso de Herizont. Iván es un inconformista con mucha hambre para hacer cosas y Alex es el conceptual, el reflexivo, el encargado de aterrizar los conceptos. Se conocieron en la carrera de diseño, a donde habían llegado desde caminos totalmente diferentes: Alex tras el bachillerato convencional e Ivan después de unos años de trabajo en una cadena de montaje.

Juntos, deciden diseñar su entorno profesional. Hacérselo a medida. Y para ello, lo que se les da bien es localizar a personas en posición de hacer cosas, heterodoxos como ellos, e involucrarlos en sus proyectos con su capacidad de convicción… y sus tentadoras ideas.

Se diría que Dios los cría y ellos se juntan: Ivan y Alex… Pablo ‘Niusan’ Sanagustín, Raúl Benito, Raúl Oliván… La liga de los inconformistas.

Con Ivan y con Alex asistimos una vez más al nacimiento de una nueva generación de futuros líderes, de la que, en unos años, recordaremos sus primeros pasos en algún foro de nostálgicos.

Compartir:
Redaccion

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR