DestacadoRedacciónReportajes

La economía de Aragón crecerá un 2,6% en 2017, según datos del Boletín de Coyuntura

  • La Cámara de Comercio fue el escenario de presentación del informe semestral que analiza el crecimiento de la comunidad y sus perspectivas económicas para los próximos años
  • EDUARDO SANZ, economista de la Fundación Basilio Paraíso, firma esta crónica y análisis para Redacción Club.

Este 2017 supondrá un punto de inflexión en las tasas de crecimiento de las economías aragonesa y española, tras la fase más expansiva del ciclo que terminó el pasado año, motivado por el clima actual de incertidumbre política y económica. Así, las predicciones de crecimiento del PIB para Aragón y España a lo largo de este ejercicio son del 2,6%, mientras que en 2018 se prevén del 2% y 2,1%, respectivamente. Como consecuencia de esa desaceleración, la rebaja del desempleo será menor, de forma que el año próximo no bajará del 1,3% en Aragón, y en España quedaría ligeramente por debajo del 1,8%.

Son datos extraídos del estudio de perspectivas empresariales y coyuntura de la Fundación Basilio Paraíso de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Zaragoza, elaborado por ESI Economic Strategies and Initiatives, que ha sido presentado hoy a los medios de comunicación por el presidente de la Cámara de Comercio, Manuel Teruel, y el catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza y director del estudio de ESI, Marcos Sanso. Previamente, ambos han compartido las principales conclusiones del informe en el contexto de un desayuno de trabajo con representantes de empresas del Club Líder, la plataforma de liderazgo y networking de la Cámara de Comercio de Zaragoza.

Los empresarios mostraron una moderada satisfacción respecto del ejercicio 2016, en el que los miembros del Club Líder lograron aumentar ligeramente su nivel de actividad. Con todo, la desaceleración en el ritmo de crecimiento de la economía, junto con la incertidumbre política y el fuerte alza que vienen experimentando los precios, tanto internacionales como domésticos, exigirá, de acuerdo con el consenso general, un esfuerzo adicional para preservar la competitividad de las empresas aragonesas.

De un lado, el encarecimiento de las materias primas, con el petróleo a la cabeza, junto a los cambios políticos sufridos en Europa (Brexit) y EEUU (nuevo presidente) son los principales causantes de esta rebaja en las expectativas que refleja el boletín de Coyuntura Económica. De otro lado, el crecimiento de precios en España viene marcado, sobre todo, por los productos energéticos, y condicionado por la caída del año anterior. La tasa de inflación se situó en el 1,57% en diciembre pasado y se prevé que llegue al 3 % en enero. Por último, desde el prisma político, las medidas proteccionistas que pueda adoptar el Presidente Trump, junto con el resultado que arrojen los procesos electorales que se desarrollarán en los principales mercados europeos de las empresas aragonesas durante 2017 –Alemania, Francia y Países Bajos– constituyen la principal incógnita política. Un incremento del proteccionismo a nivel global o, específicamente, un rediseño a la baja del Mercado Común, impondría nuevos retos para las empresas aragonesas.

A lo largo del año pasado la economía aragonesa siguió aumentando su ritmo de actividad en todos los sectores, excepto en la industria. Destaca el buen comportamiento de los servicios y el tono positivo alcanzado por el comercio minorista en Aragón, si bien las ventas de este último disminuyeron en el mes de diciembre respecto del mes de diciembre del año 2015, motivo de preocupación para los empresarios del sector.

En suma, el boletín de coyuntura realiza una completa radiografía del momento y las perspectivas de la economía aragonesa. Específicamente, el informe de la fundación cameral analiza desde el contexto internacional (tipos de interés, ventas minoristas en la Unión Europea y precios del petróleo y de las materias primas industriales) las variables de las economías española y aragonesa (inflación, efectos impagados, gasto público, liquidez, producto interior bruto, empleo, afiliación a la Seguridad Social, mercado laboral, consumo de cemento, producción industrial y pedidos, actividad del sector servicios e índice del comercio minorista).

A modo de conclusión sobre el primer boletín de 2017, parece que, mientras los riesgos económicos aparecen claramente identificados, la incertidumbre, una vez más, recae sobre la dinámica política.

Compartir:
Redaccion

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR