Sin categoría

La banca, ante el reto de la digitalización

  • Carlos Eres, director general de GFT Ibérica, empresa especializada en la prestación de servicios tecnológicos para la banca, protagoniza hoy el ‘Vermú de Redacción’ de Club Cámara. En este artículo se plantean las cuestiones que saldrán a debate.

GFT Innovation LAB_zona_oficina_bancaria

La introducción de la tecnología -la digitalización- lleva años transformando algunos sectores de forma radical. Incluso las empresas que los sustentan se han transformado, llegando en muchos casos a sustituir a los operadores de los modelos anteriores -incapaces de liderar los cambios que iban a erosionar su negocio principal y resignados a resistir con los esquemas tradicionales-.

Lo hemos visto en la industria de los contenidos, en el comercio, el turismo… y todo parece indicar que la industria de los productos financieros será el próximo terreno de juego donde la fuerza innovadora -a través de conceptos que se están volviendo tan populares como blockchain, fintech, IA, IoT- va a poner a prueba la mastodóntica capacidad de resistencia del sector y su potencial de adaptación.

Las criptomonedas, la desaparición del dinero físico y el uso de blockchain para registrar todo tipo de transacciones económicas cuestiona el papel tradicional de los bancos como intermediarios y garantes de estos movimientos.

Han surgido empresas tecnológicas, orientadas al consumidor de forma mucho más ágil que los bancos tradicionales. Además, son capaces de ir haciéndose con la capa del diseño y prestación de servicios financieros, de forma que el papel de los bancos puede limitarse a la puesta a disposición de las fintech de su infraestructura bancaria, bien adaptada a los exigentes requisitos regulatorios. Hay que contemplar asimismo que las propias fintech avanzarán para ir construyendo esa capa.

Si los bancos pierden el monopolio de la relación con los clientes para la prestación de los servicios financieros básicos, se pierde también el acceso a unos datos -o se comparten con operadores que ya poseen información generada en muchos otros ámbitos de actividad- susceptibles de ser explotados con soluciones de Inteligencia artificial o de machine learning.

Estos enormes retos que la digitalización de la sociedad aboca al sector a afrontar tienen además otras incógnitas. Nos encontraremos con bancos mejor y peor preparados tecnológicamente, y con direcciones más o menos capaces de leer todo este nuevo ecosistema y de navegar por él. Además desconocemos los criterios con los que el poder regulatorio marcará nuevas reglas de juego en un mercado tan sensible y con operadores que tanto se juegan pugnando por exhibir su capacidad para influir en sus decisiones. Será clave el papel que jugará Europa en la conformación del nuevo marco de actividad un sector donde existen tantos y tan importantes focos de toma de decisiones, España- donde algunos de los principales bancos tradicionales del mundo tienen su sede y Latinoamérica -donde esos bancos tiene tantos intereses-.

Compartir:
Ramón Añaños

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR